martes, 25 de julio de 2017

No me volveré a morir

Dentro de un tiempo te contaré que me destrozaron el corazón pero que las cicatrices apenas se ven. Que me gusta tu sonrisa y esos dientes del mismo tono blanco que mis piernas. 
Dentro de un tiempo, cuando vengas, cuando estés, cuando tengas ganas y yo también, nos estrenaremos nuevos diciéndonos por la noche aquello de jamás pensé que. 
Y ya ves. 

Dentro de un tiempo, el que sea, el que elijas, el que escoja, el que vete a saber por qué, tus amigos se reirán de ti por verte tan feliz. Y los míos serán también los tuyos, y mis padres, y mis hermanos, y mis sobrinas. 

¿Sabes? Nunca han venido a buscarme a la puerta de casa con tantas ganas como he tenido yo. Y te lo diré cuando me suba a tu coche y le suba la voz al Thunder Road del dos mil dos, que tampoco antes sonó. 

Dentro de un tiempo viviremos. Me dirás que ahora no, que tienes miedo. Y por la noche te diré que sí, que yo también pero y qué. Nos vamos a morir un día, pero todos los demás... ambos sabemos que no. 

Dentro de poco, o mucho, o después, o luego, me empezarán a brillar los ojos sin haber llorado antes. Y qué guapa estás, y tu barriga y tu horrible dedo del pie, y tus putos abrazos como lo mejor que me ha pasado últimamente. 

Dentro de un tiempo yo también lo sé. Que ni tú ni yo vamos a morirnos sin haber querido tantísimo otra vez. Sin habernos dejado amar tanto como nunca antes nadie nos amó. 



1 comentario:

Anónimo dijo...

ojalá