lunes, 5 de junio de 2017

Morir

Eso que tú quieres que sea, no es.
Eso que esperas, eso que imaginas, eso que quieres sentir... eso NO es.

Sin puñales, sin armas, sin lanzas, voy luchando contra la vida.
Lo que la vida es, lo que la vida muestra, lo que las personas dicen, hacen, cuentan.

Y yo en contra de la manifestación del entorno. En contra del invierno, de los que me olvidan, de los que me ignoran, de los que no me dan, oh, aquello que yo quiero.

Muero. En realidad quiero que se me muera el intelecto. Un suicidio mental para todas las etiquetas que me aniquilaron la vida. Me he amargado tanto como he sido capaz. Con esas ideas de las que me adueñé. Pensamientos que pasaban por allí. Y yo, una yo, los cogió todos para hundirse.

La mente, la mía, poderosa jaula donde he pasado los últimos 41 años. Todos los que tengo.

No puedo salir de ella. No puedo salir de aquí.

Abre vida mía, los portales de esta cueva. Abre, vida mía, la oscuridad. Con eso que cuentan, con eso que leo, con eso que otros saben y sienten. Ábreme. Destruye esta personalidad de la que ya no soy dueña. Haz conmigo lo que quieras. No quiero intervenir.





No hay comentarios: