martes, 25 de abril de 2017

Vueltas

Tener como corazón una apisonadora, arrebatarte el sosiego, aniquilarte. 
Como los amores de los libros, de los putos cuentos que nos contaron de pequeños. 
Despertarte de entre los muertos. 
Derrumbar las manías, los quehaceres, la rutina de siempre.


Y ahora. 
Ahora hay dos zombis. 
El mismo muerto de antes malviviendo. 
Y lo que fue una mujer viva sobreviviendo. 




2 comentarios:

Poetílica dijo...

Y yo que ni sé ser humana o derivarme a espectro... dejo una humilde felicitación ante tus versos; me gustan, me agradan, me llenan:)
Un abrazo.

Nebroa dijo...

Buenos días Poetílica :)
Gracias por tu mirada...