jueves, 20 de abril de 2017

Putadas

Y una vez que hayas encontrado la capacidad de tu corazón para amar, para sentir, para vivir, una vez que des con una medida específica, sólo tuya, propia, íntima y personal... Si has tenido la suerte de ensanchar el alma, las ganas, el interés. Si se te han caído los tejados que sustentaban tu mundo, tu comodidad y todas tus otras mierdas diarias...
Ten por seguro que allá, en todo el futuro que espera ser pisado por tus pies, no habrá nada que pueda aniquilar, sustituir, destrozar esa sensación.

Y así, en lo que suena bonito, hermoso y mágico, también hallarás la pena. De no poder, de no llegar, de no saber, de no gozar, de no sentirte plena, de querer pero saber que no, de intentarlo pero saber que no, de probar pero saber que no. 

Porque los amores con mayúsculas y con luces de neón que dejaron en tu pasado tantas cicatrices, tantos buenos ratos (o créeme, incluso malos), tanto esfuerzo, tanto desasosiego, tanto llanto volarán sobre los abrazos que vas dando, se pasearán entre las piernas que ahora has decidido abrir. 

Me la suda, a decir verdad, que su amor no llegara ni a rozar las tapas de los tacones de lo que yo sentí, pero fui yo la que lo sentí. Y ya no sirve ni vale ni convence ni llena ni llega cualquier cosa que sea menos cosa que eso. 


No hay comentarios: