martes, 25 de abril de 2017

El olvido y los suburbios

Anoche, debajo de las sábanas, se me apareció el olvido. 

El color gris oscuro casi negro alrededor de la almohada. Todo tan fúnebre, tan caótico. Tanto ruido silenciándose. Anoche, en la penumbra de la experiencia, vino a quedarse tu olvido. Los accidentes, el entierro, un tanatorio abierto todos los días del año para corazones calcinados. Ya no sabes de recuerdos. Ya no sabes de llantos.  

Y me dormí ahí, en las afueras de ti.  




A las cinco y cuarenta y seis entró un email. Amanecer es el título que el de Los Planetas le puso a la jodida canción que me has enviado. 

Y lo de anoche deja de ser verdad. 
Y el olvido vuelve a esfumarse.


No hay comentarios: