sábado, 18 de febrero de 2017

Todos los trozos

Me caguenlaputa.
Anoche soñé contigo.
Era una mierda igual de grande que cuando no te sueño. ¿Sabes que nos queríamos? Pero no nos vivíamos.


Eché de menos el amor cuando me lavaba los dientes para irme a la cama. Es que tengo siempre dos cepillos en el bote. No sé por qué. Pero tengo el rojo y el verde.


Dibujé en el sofá algunos trazos negros negrísimos mientras hablaba con el desconocido del miércoles. Cuando hablo con un corazón nuevo, en cinco minutos percibo que todos tenemos dentro lo mismito. Ganas de amar. Y desganas generales.


Cené pizza frente al televisor. No sé en qué canal estaba puesta la tele, pero la tenía enfrente. Un poco como tú y yo. Antes. Cuando yo era la tele y tú no te enterabas de nada.


Esta semana he hecho demasiadas cosas que no son yo. Apenas he tenido tiempo para escucharme. Y es el principal error. Por eso anoche soñé contigo. Cuando no soy realmente yo apareces para dar por culo. Tu nombre, aparece tu nombre. Y todo lo que lloré. Un puta mierda, ya te digo.