domingo, 12 de febrero de 2017

Perspectivas

Hay relaciones puente. Y relaciones de mierda.
Son las mismas, pero según como las mires tienes una u otra cosa.

El puente me llevó de la cloaca al amanecer. Vi mi ligereza, la mochila vacía. Vi que no quedaba lastre, ni peso. Vi que tú ya no estabas dando vueltas al puto mundo. Me vi mirando y besando y tocando y hablando y abrazando a alguien que no eras tú.

Sin ti.
Por fin.

Luego está la jodida mierda. La de siempre. Vi repetición de submundos. Vi egoístas, vi casados poniendo cuernos de metro y medio, vi promesas de futuro igualitas que las tuyas. Malentendidos, escondites, prisas. Me admiraba, me ponía cada día en un pedestal más alto, más chuli piruli, más confeti, más estrellitas, más yo qué sé.

Una puta mierda.
Como siempre.

Y entonces estoy aquí, riéndome mucho por haber extendido las alas.
Y también estoy aquí, llorando mucho porque el de enfrente, como siempre, no sabe volar.

Chim pum.




No hay comentarios: