sábado, 28 de enero de 2017

Conceptos

Si medimos la diferencia entre lo que quiero y lo que tengo. Si miro las distancias entre Plutón y la Tierra. Si deambulo entre los espacios infinitos entre mis ideas y las cosas que andan sucediendo. 
Si la brújula pierde el punto de apoyo, si la cabeza, los pies, el suelo. Si entre lo que le gusta a ese estorbo en el que me he convertido y la naturalidad más real de los sucesos. Si me quedo ahí, en medio de los extremos. Si la vía láctea cabe entre ambos versos.

Lo que quiero, lo que tengo. 
Lo que quiero, lo que tengo.
Lo que quiero, lo que tengo. 

Así fue como se creó el primer laberinto.

No hay comentarios: