sábado, 26 de noviembre de 2016

Se ha caído la mariposa de cartulina que tenía colgada en la pared

Se ha caído el poster de 'ven, siéntate a mi lado' que tengo encima del sofá.
Lo he colocado con cuidado de que no se arrugue el cartoncito marrón donde está la ele, ni el de la a, ni el de la dé, ni el de la o.
La mariposa de cartulina negra que tapa el chicle con el que está pegado a la pared también ha sufrido en la caída. Pero como tenía más en el cajón, he puesto otra más pequeña.

Se ha vuelto a caer el poster. Vaya.

Y una tercera vez se ha caído mientras estaba dibujando de espaldas a él. No te vas a enterar de que se cayó, como tampoco te enteraste de cuando lo colgué. No estabas ni estás. Recuerdo que te lo dije un día: Ese cartel es por ti, cuando dejamos de hablarnos lo hice pensando en ti, para que algún día vinieras a ver pelis y a comer palomitas de maiz como en las pelis que me creí.

Y se ha caído tres veces hoy. Que ya lo sé, que el pegote de chicle que lo sujeta no aguanta para siempre y que es sólo eso, desgaste por el uso. Nosotros nos desgastamos al revés, por desuso.
El mundo al revés. Aunque todo sea igual. Y además de igual.


No hay comentarios: