miércoles, 7 de septiembre de 2016

Plutón low cost

En la tele se preguntan cuánto duró tu relación más larga. La otra, con la cabeza bien alta y los ojos entornados seduciendo sólo con estar y ser y permanecer y respirar, dice siete años y algo
Si me preguntasen a mi me echarían del programa. Por extraña supongo. Eso decía uno de los maromos de los de yosóloquieroacostarmecontigo. Que todo bien, todo genial, guapa, se puede hablar con ella de todo, muy rápida mentalmente, pero es demasiado rara, demasiado extraña, demasiado de Plutón. Y se quedó tan ancho y tan fresco y tan de todo. Como yo, claro, que dije de él que menudo aburrimiento de humano. 

Quince días. ¿Qué tal? ¿Me aceptarían en el casting? Oiga usted, de verdad que no soy yo tan rara, es sólo que... no sé. Es cierto que una vez, nueve vidas atrás, estuve quinientos días con alguien, mes arriba, noche abajo. Pero después de la primera resurrección ya nadie se quedó. Y a ver cómo cuento yo, sin camisa de fuerza, sin ojos dislocados, sin pelos enmarañados, que bueno, ya sabe usted, la vida a veces tal pascual. 

¿Que cómo establezco el principio y el final de esos quince días? ¿Que por qué fueron quince y no dieciséis? Porque aquella mañana me dijo que no tenía tiempo para pasear, que no le salía preparar la cena antes de que yo llegara, que ducharnos juntos podía esperar y que se moría de ganas de hacerme el amor pero ahora no. Y ahora tampoco. Ni ahora. Quizás el sábado cuando pueda descansar. 

El día dieciséis él seguía aquí, es cierto, pero ya no estaba. Compartir, qué palabra más fea, decía. ¿No podemos ser uno y uno y de vez en cuando vernos y hablar y follar y poco más?

Y así fue como viví la quincena más dulce de todas las quincenas. La única vez en la que alguien quiso lo mismo que yo. Nada raro, nada extraño, pasear sin necesidad de irnos a Plutón. 

A los hombres nos gustan más simples, Ana de mi corazón. 
¿Puede alguien definirme la sencillez? Gracias. 
Porque si es déjame, apártate, no me llames, no me esperes, no me acompañes, tendréis que buscarme en Plutón, al entrar a la derecha, en el primer semáforo, al lado de la estación. 




No hay comentarios: