jueves, 8 de septiembre de 2016

El valor de las cosas

Si me ofrecieran un paseo en yate a diario, si me dieran un gran coche, una moto rugiendo, un vestidor lleno de ropa. Si me dieran moneymoney para ir de comprar cada día, si me dieran un vuelo en jet privado o sin privar. Si me ofrecieran jugar al golf, cenar en el mejor restaurante de Manhattan y tres botellas de Vega Sicilia para dormir. Si una limusina me esperase en la puerta cada mañana para llevarme a desayunar al Ritz. 

Si me dieran todo eso, me parecería a ti. 
El amor que te ofrecí fue para ti lo mismo que toda esa mierda supondría para mi. 

Nada. 
Cero. 

A mi no me interesa esa riqueza. 
Y a ti tampoco te interesé yo.






No hay comentarios: