viernes, 16 de septiembre de 2016

Desnudos con la ropa puesta

Porque no es lo mismo un buen pescado fresco cocinado al horno sin sal. Ni una cama con sábanas limpias enclaustrada en una cueva. No es lo mismo mirar el cielo abierto desde las ventanas de una buhardilla ni un corsé que te está pequeño. Las gafas de sol que apenas protegen los ojos, las gorras del revés, los tacones sin tapas, tener tabaco y haber perdido el mechero. No es lo mismo pedirte una caña en la mejor terraza de la ciudad sin amigos con quien brindar. El móvil sin batería, unos altavoces en silencio, un jodido árbol que no puede crecer más en el patio de detrás.

No es lo mismo el sexo que me apetece que el sexo que puedo tener. 
No es lo mismo el sexo sin amor que follar con un alma desnuda acariciándote después. 


No hay comentarios: