martes, 13 de septiembre de 2016

Aparato digestivo

Y me veo diciéndole: 'no tienes ganas de verme?'...
Así, como los mendigos por las calles pidiendo unas monedas para comprar algo que echarse a la boca. Pues lo mismo, pero para el corazón.

Y no. 
El corazón sigue hambriento.
Como siempre. 

No hay comentarios: