viernes, 19 de agosto de 2016

Vivo

No te escapes por favor,
no busques otro sitio en el que estar,
ni otra cosa en la que pensar,
ni otra cosa que sentir.

No huyas por favor,
de lo que ocurre,
de lo que pasa,
de lo que sucede.

No te vayas por favor,
de la vida,
del ahora,
de esto que está sucediendo.

Métete. Bucea. Sumérgete.
Aquí.
Justo en lo que estás experimentando.
En loquesea que esté pasándote.

Ya sé que jode,
que duele,
que destroza,
que aniquila.

Porque puede ser, tal vez, que te guste
y que aún así te subas a las ramas de los árboles para verte feliz.
No te vayas ahí,
tampoco,
quédate a indagar,
a saborear,
a investigarte.

Porque ahí está la magia,
ahí está eso que llevas buscando
desde que viniste al mundo.

Quédate, aquí, quieto.
Con tus piernas temblando,
con tu pecho estallando,
con la ansiedad, la pena, la tristeza,
o con la sonrisa, la calma, la grandeza.

No te vayas por favor.

2 comentarios:

Miguel Esteban Martínez García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Esteban Martínez García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.