martes, 9 de agosto de 2016

Olvido eventual

Bob Dylan siempre me mira desde el poster de la habitación. Y Bruce con sus ojos tristes en la portada del The River también. Duermo con ellos todas las noches. Tú nunca estás, ni en la foto que nos hicimos en la puerta de aquella catedral ni en la del caminito de piedra de La Alhambra. No las rompí como podrían hacer todas las desenamoradas de la tierra cuando las cosas salen regumal. Yo ni siquiera las saqué en papel. ¿Para qué? Lo peor es que sin foto, sin poster, sin marco de madera marrón, sin portada, sin álbumes con corazón, también duermo contigo muchas noches. Todas no. 
Anoche me desperté mil trescientas cincuenta veces y sólo me acordaba de mi dolor en la zona lumbar. Ni una sola vez viniste a cuidarme. Y eso está bien. Por fin está bien. 


No hay comentarios: