miércoles, 20 de julio de 2016

Si te asomas, muerto de miedo, a leer esto,
si vienes, con los ojos medio cerrados por si acaso, por si tal vez, por si noséqué.
Si me lees odiándome con la vena del cuello en erupción.
Si te atreves a asomarte a este mundo con las entrañas revueltas,
con la rabia entre las piernas,
con el rencor por bandera.
Si no me entiendes,
si no quieres hacerlo,
si el francotirador que habita en tu alma
quiere de nuevo cargarse mis huesos.
Si todo eso se te destapa en el esqueleto,
en el músculo latiendo...

Acuérdate de ese mundo que quise venderte,
del sueño al que nunca viniste a vivir.
De los pueblos del norte que nunca nos vieron,
Del 'siempre estabas dispuesta' de Quique en los conciertos.

Porque fui, soy y seré todo eso.
Por mucho que te empeñes en no creértelo.
Y de que estuve esperándote tanto tiempo
que me averguenza reconocerlo.

Detrás de todo siempre estuvo el amor
perdiéndose en un vertedero
cada vez que no follábamos porque no tenías tiempo.









No hay comentarios: