martes, 12 de julio de 2016

Recuerdo perfectamente a Paloma dándome lecciones de amor. De conseguir amor. Las decía seria, como si tuviese el master de 'conseguirás lo que buscas' en el cajón de la coqueta. Ella sí que era coqueta, cosa que yo nunca pude ser. Hubo un tiempo en que incluso lo quise, pero nada, con el coquetismo se nace, no es algo que se aprenda.

Paloma me decía que aunque estuvieses deseando ver a un hombre, tenías que decirle o hacerle notar que no era así. Que ya si eso me paso. Que no sé si iré por el bar. Que bueno, vale, si voy ya te aviso.
Yo tenía veinticinco años y veinte antes y quince después me parece la mayor estupidez del mundo.

Sé que hay quienes siguen creyendo en esa magia. ¿De verdad? Tal cual. Como lo oyes.

Siempre me pregunté: Toda esa mierda para qué? Llevas arreglándote una hora para ir al lugar donde le has dicho que no sabes si irás. Llevas pensando en él todo el puto día. Sólo hablas de él. Sueñas con. Fantaseas con. Te imaginas con. Por qué mientes cuando hablas con?

Pero Paloma decía que eso funcionaba. Como si ligar, follar, amar, fuese un juego en el que si te sabes las reglas ganas y si no te las sabes te la pica un pollo.

Paloma me diría hoy que por esa misma razón no estoy con nadie al lado. Líbrenme los dioses del olimpo de estar con alguien con quien he utilizado magia potagia para que se quede a mi lado.

Por eso anoche tuve que decirte que esta cara de acelga, este enfado adolescente, esta rabieta infantil sólo era por lo que me duele que yo sí y tú ya no. Que nadie tiene la culpa. Que nadie es responsable. Que tú no y yo siempre sí. Y pude decirte que eres una jodida pesadilla en mi cabeza. Que odio tu nombre. Aunque tú no tengas nada que ver con tu nombre cuando lo pienso. Que podría matarte muchas tardes de viernes y que joderyaestábien. Menudo coñazo todo el rato tú.

Y lo sé, sé que si juego al 'ya estoy con otro', al 'paso de vos', al 'uys, ya casi no te quiero', se te revolverían las tripas, el tuétano y lo que sea que tengas dentro de los huesos. Pero te podrías ir a tomar viento si se te ocurriera estar a mi lado por todo eso.

Paloma tiene una hija, un marido y un ático en el centro.
Yo tengo piel de globo, entrañas de loba y un agujero también en el centro.
Y ambas somos muy felices convirtiendo la vida en magia. Todo por aquí y todo por allá.






No hay comentarios: