viernes, 8 de julio de 2016

No fue nada del otro mundo,
nada extraño;
teníamos versiones distintas de la vida.
Sólo eso.

Si esto fuese un poema
aparecería tu sol, mis noches,
tu desayuno, mis madrugadas,
yo una guitarra, tú y tu estruendosa batería.

Ay si fuésemos poesía...

Tus orillas y mi epicentro
Mis sueños y tu encierro
Tus puñales y mis versos.

Si hubiéramos sido un poema todo cuadraría.
Pero éramos rutina, ¿recuerdas?
Qué bonitas las letras que me escribes, decías
Pero que sí, que eso, que no,
que esas cosas sólo ocurren en las canciones de amor.

Y lo cierto es que aún quiero una siesta contigo,
una mañana de lunes contigo,
un miércoles tarde contigo.
Estar en coma contigo. Seis meses.

Pero lo que ya no quiero es estar contigo.
Cómo querría si tú no quieres estar conmigo.
No es nada del otro mundo,
nada extraño;
tenemos versiones distintas de la vida.
Sólo eso.





No hay comentarios: