viernes, 15 de julio de 2016

Cargarnos la esperanza, 
sutil mentira 
que nos ata a este lado de la espera. 

Paciencia. 
Acabar con el drama, 
no esperar ya nada.

Anclar los pies en suelo 
como paracaidistas en celo,
como aviones despegando, 
como cometas veraniegas.

Aquí, ahora, ya nunca más luego.

Porque la vida se escapa, 
haces planes, 
no te salen, 
inventas otros nuevos
revientan en el mismo agujero. 

Y si todo fuese más aquí
y menos en ninguna otra parte. 
Y si todo fuese más ahora 
y menos en cualquier otro momento. 

Me gustan los bosques, 
las plantas, 
los árboles, 
la selva y las enredaderas.


No se pasan la vida esperando
a que llegue la maldita primavera. 

No hay comentarios: