jueves, 9 de junio de 2016

Un día cuando todo esto pase, me daré las gracias por haber sido lo que estoy siendo. Por enfrentarme a tanto veneno y tanta pena. Me daré los gracias por no esconderme. Una gratitud-esencia, porque te juro que no sé hacer otra cosa que esto que hago, mirarme al espejo con la piel transparente y rascar con todos los deditos las zonas que no lo parecen.
No sé a qué vine. Siempre la misma pregunta. Que vete a saber si es precisamente el inicio del laberinto del después. Pero sé que estoy siendo, todo el rato soy. Soy una cosa, soy la otra, soy un poco de, un trozo de lo otro y un montón de mierda más.
No me aclaro con el todo. persigo poner en orden las piezas. Qué piezas ni qué piezas me grita otra de ellas.
Estaré loca?. No seré yo quién te lo niegue. Puede que así sea. Qué más da. Me voy a morir el mismo día con o sin etiqueta de humana cuerda.
Lo que sí tengo cada vez más claro es que estoy hasta los cojones de sufrir. Que me aburre el XP del llanto. Me aburre ese tramo del mí misma que tanto abarca y tanto aprieta y tanto ahoga.

Un día me daré las gracias por haber sido lo que estoy siendo.
Hoy es el día, por qué no.

Hoy es día de luto para el film transparente que me envuelve. Para el resto de colores que veo en el espejo de antes. Para lo que creo ser hay un duelo. Pero es que apuesto a que soy más que todo esto. Y quizá ahí no vaya tan vestida de negro.



2 comentarios:

Bubo dijo...

Un día. En mi caso creo que aún tardará en llegar. Pero espero que llegue.

Nebroa dijo...

La cuestión es que llega justo cuando tiene que llegar. Es como algo 'aleatorio'. Excepto la parte de querer que ocurra. Si así lo quieres, así te sucederá. Supongo que en el fondo sabemos que sí. Y ahí está el refugio.
Más o menos. Cada vez tengo más claro que el lenguaje explica menos.
Hola :) Y gracias por expresarte