domingo, 19 de junio de 2016

Porque sabéis qué?
Un día de estos algunos de nosotros iremos de entierro, nos veremos en el tanatorio. Un día de estos algunos de nosotros no iremos al tanatorio con los demás, ya estaremos allí. Quizá sea verdad. Quizá sea verdad que desde arriba veamos a los demás, elevados, con el cuerpo presente más abajo, dentro de una cajita rectangular.
O no. Vete a saber.

Esto es más verdad. Que podamos alzar las copas y brindar y escuchar el sonido y beber después. Tragar, digerir, seguir comiendo, admirar el jamón ibérico y reírnos a carcajadas unos al lado de los otros.
Es verano. Sois mi familia, tantos hermanos, cuñadas, sobrinas, padres.
Un día algunos ya no estaremos. Otros nos llamaremos preguntando a qué hora es el entierro. Y lloraremos pegados a un cristal frío, horrible, con flores de colores detrás y uno de nosotros muerto.
Por eso. Por eso mismo. Por eso.
Brindemos. Y riamos. Y bebamos. Y todo lo demás que se nos ocurra. Y hasta peleemos, discutamos, lo que queráis, pero sabiendo eso. Sabiendo que un día algunos de nosotros ya no estaremos. Porque esa es la única manera de ser eternos.
Sintiendo, enteros, ahora, que somos parte de un milagro constante.

1 comentario: