miércoles, 29 de junio de 2016

Corremos el riesgo de quedarnos muy solitos, tú lo sabes, yo lo sé.
Si lo sabemos los dos tal vez estemos menos solos.
Pero no.
Que algún otro sepa cómo te sientes y diga sentirse parecido no te va a evitar sentir eso que lleva implícito el nacer en este planeta. Solito vienes. Y más solo que la una te vas en modo horizontal.
Y bien.
Si lo malo fue cuando nos contaban que rodeados era cuando. Que amando era cuando. Que las pelis de antena tres no sé qué. Y por eso vamos por ahí alquilando amigos idiotas con los que cenar los viernes.
Pero sí.
A veces se me aparece el programa cuentosdedisney en la pantalla mental y lloro.
Como las princesas sin beso.



No hay comentarios: