sábado, 28 de mayo de 2016

- Maldito hijo de puta...

Dice mi psicólogo que empiece por ahí, con algún insulto o palabra malsonante, cabrón, imbécil, malnacido, tus muertos, bastardo de mierda... A ver si así, un poco por aquí y un poco por allá, lograra conectar con esa emoción pura, plena y tan absurdamente sencilla como la ira. Esa rabia que seguramente se está encargando de pudrirme el hígado y que de vez en cuando se asoma al bordillo de la traquea y la muy zorra se vuelve para atrás como si oh, no, yo no puedo salir al mundo mundanal.

- Maldito cabrón de mierda...

Busco y rebusco en mi memoria cada una de las patadas que he sentido, los desprecios, los rechazos, ese tono de voz insultante e hiriente, las ausencias, las escusas, las carencias. Tengo mil trescientas catorce escenas de desamor.

-Ya te vale pedazo de mamón sin sentimientos...

Pues nada, que no, que se me esconde. Que se repliega bajo la tristeza, dueña y señora de gran parte de mis días, y ahí se queda, agazapada como si fuera la prota de algún documental de la dos.
Si pudiera, le pegaría.
Si pudiera.
En el hombro, en el pecho, en el abdomen, en los morros.
Si pudiera haría lo del cojín, puñetazo va puñetazo viene. Un cojín desplumado que quién sabe, quizá le quitase un poco de peso a esta frustrante sensación de haber invertido todo y haberme quedado con lo puesto.

-Vete a tomar por culo gilipollas...

Pero es este aplastante don de la racionalidad el que mueve los hilos. Son cosas que pasan, nadie nos dijo que ganaríamos, sabíamos a lo que nos enfrentábamos, es que menudo castillo te montaste tú sola, bueno, él mintió pero no era consciente de hacerlo, la vida es así, siempre has querido respetarla libertad de los demás...
Y así todo el puto rato.
Porque me acostumbré a lo de algo habré hecho yo para que no me quieran como quiero. Y si no estoy atenta apuesto a que acabo maltratándome yo. Serigrafiando mi cara en el cojín del salón para darme de hostias sin temor. Tiene cojones.

- Madlito hijo de puta cabrón vete a tomar por culo mamón...










No hay comentarios: