viernes, 6 de mayo de 2016

Anoche llamé a mi madre cuando terminó 'Cuéntame'

-Mamá, estabas viendo la tele?
Ese amor es el que quiero yo

Pero claro, es la tele, son las pelis, son los cuentos, el cine y las leyendas de oh por dios.
Ese es el amor que quiero yo

-Sí, verdad? Pues hija, tendrás que seguir soñando.
-No existe, no?
-No
-Ya
-Hombre, yo eso no lo he conocido ni lo he vivido nunca
-Sí que lo has vivido, tú lo has dado así, pero papá no te lo ha dado ni de coña
-...

Y me fui a dormir. Y en vez de soñar con esos amores, me dio por pensar que qué difícil es vivir porque sí. Amanecer: desmemoriarse. Y ofrecer frescura a la vida. Y abrir ventanas para recibirla.
Por contra andamos con cien ojos analizando el entorno, qué van a ofrecerme, por qué lo harán, cómo lo hacen, de dónde lo sacan, qué buscan.
Y claro, siempre pierden. Tú sabes el ideal que yo tengo formado en las sienes? Sabes por dónde tiene que pasar el pobre corderillo para que yo, oh diosa de los mares, le conceda el sí, lo estás haciendo bien, así es como tienes que quererme, como tienes que decírmelo, como tienes que mostrarlo y como me sale a mi del nabo nabero navío.

Que sí, que ya. Que todo lo demás ya me lo sé.
Y no tengo más ganas de escribir.







No hay comentarios: