miércoles, 11 de mayo de 2016

A veces, de manera arrolladora, vienen todas las palabras a los dedos. Hablaría de la empatía desconocida por la mayoría de seres humanos. Hablaría de los tontos, que hay muchos. De mi incapacidad habitual para soportar a los demás. De mi inestabilidad. De las ganas que tengo de no hacer nada de nada de todas las nadas del mundo. Del egoísmo que me repele afuera y que quizá sea porque lo tengo dentro. Del tiempo. Y de Bruce, que me voy a verlo el sábado y ... y no reconozco a mi a ninguna brusera, como la de antes, que se dejaba el alma en los conciertos (así me iba claro, que no la encontraba luego en ningún sitio).

Hablaría de Plutón. Porque es donde quiero vivir.


No hay comentarios: