martes, 18 de junio de 2013

Fantasear²

Y quizá sin saberlo andes por ahí surcándole los sesos a alguien, quizá en una terraza del centro alguien le cuente a un amigo que mañana te dirá hola, adiós, mmm... O no. Y se descojonen y piensen eso de que las desconocidas son más guays porque uno sueña e imagina e idolatra a quién le da la gana sin permiso del cuerpo con el que fantasea. Quizá se masturbe pensando en lo que le podrías hacer en la orilla de una playa con los colores que al soñador le vengan en gracia. Quizá, quién sabe. Y sea de los que va a desayunar a esa maldita hora en la que nadie desayuna para ver si oh vaya, qué bonita falda azul lleva hoy. 

No sabes nada de toda esa vida externa, ajena, paralela. 
Hay muchas y mira, tú sólo conoces media. 

Por pasar pueden estar pasando cosas, un don juan escribiéndote un poema que no vas a leer, o componiendo una canción que un día, dios sabe cuándo, sonará en los cuarenta. Vale, me he pasado. En radio ochenta. O en el cumpleaños de un familiar. Tal vez seas una de esas caras que aparece cuando sueñas raro y extraño. Y estás sonando en una boca que dice aquello de te juro que no sé quién era pero sí que tenía una cara, una super cara, y una sonrisa de pato y unos ojos marrones del tamaño de dos aceitunas. Pido otro plato? Va, y una caña. 

Y quizá no. 
Quizá estás tan sola aquí como en los alrededores. 

En cualquier caso, lo que sigue siendo bonito es poder inventarlo, creértelo durante un rato y hasta fingir que  alguien te espía  por la ventana del baño. Ni idea de si sirve de algo, al fin y al cabo,  no es acaso la  realidad una burda fantasía? Pues eso. 

No hay comentarios: