lunes, 9 de abril de 2012

Cumple veintinueve canciones

Un día, cuando el planeta tierra
no se llame tierra,
la culpable del nuevo nombre
habrá sido ella.





Mirada infinita comiéndose los bares, tacones planos pisoteando bordillos de capitales de extrañas calles que acaban siendo hogares. Mujer con banderas en el pelo, una frontera en cada palabra y demolición tardía (por fin) de puentes que no conducen a nada.

Se empeña, se estira, se vuelca y vuelve a tirar.
Triunfadora de torneos de pocker, de lecturas de poemas, de olimpiadas para los que no duermen. Vencedora en todos los otros, los que se juegan dentro y nadie, más que los habitantes del otro nuevo planeta, advierten.
Ojos conteniendo un océano, cuando llora y cuando no. Ojos verdes, azules, qué más da, la miras y el horizonte se empieza a desdibujar, deja de ser recto, deja de ser plano, deja de ser eso para convertirse en esto de aquí, cercanía, abrazo, manta de terciopelo y litros sólidos de nutella en los dedos. El horizonte está en el lado de la cama donde ella se tumba, un destino en cada una de sus muecas y del futuro para qué hablar si será igual de especial. El mundo cabe en una camiseta de tirantes, en cervezas con ella, en gasolineras destino quién sabe.
Experta en soñar. Malabares al destino, equilibrios despeñándose en sus caderas, apertura de barreras mentales y siete millones de caminos que investigar.
Viajaba huyendo del frío y encontró madera dentro. La prende cuando quiere y te salpica algunas chispas cuando ríe. Ría fácil y tierno, ríe dulce.
Delante de los dientes tiene los labios pintados de rojo. Si el color carmín desapareciera de la tierra, los seguiría teniendo rojos; para amar, para bailar, para mirar alto, esbelto, que está el cielo muy alto para andar mirando al suelo.
La quiero como se quiere a… Tienes que conocerla, es de la única manera en la que aprendes cómo se quiere. Cómo se quiere de verdad.

Un día se apellidará MacGregor,
lo sé,
hay muchos Billys sin descubrir
esperándola en algún tren.

10 comentarios:

Maeve dijo...

Por no hablar de esos pechitos...señor :)

Nebroa dijo...

jajaj olvidé mencionarlos!

E dijo...

Jajajaj, Maeve a lo suyo!
Me encanta la entrada, me gusta muchísimo :)

Isabel dijo...

:) Hay personas que son puentes y el agua a la vez, como ella. Y los días de aniversario, son fiesta en las orillas.

BarbaKana dijo...

Por que vemos una foto
de su anatomia,
que sinó creyera
que estabas de cervezas con
La Primavera.
Mas mundanamente te agradezco la imagen,así ,cuando mire un escote ,recordaré que detras de dos hermosas tetas hay sendas carretas cargadas de horizontes.

BarbaKana dijo...

Joder,parece que me salen todas las cosas rimadas...no me tomes por gilipoyas,oye,pero pillas carrerilla y te sale el Becquer de cuando ibas la cole.Sorry.
Me dedicare al rap,creo.

byztorr dijo...

A esa chica la conozco yo... Tipo afortunado.

mi dijo...

Maeve, nunca mejor dicho: pechitos. jaajaj!
Ana, creo que te estás equivocando de persona! :P
Gracias por regalarme tus ojos. Te eterniquiero :)

Zara dijo...

La foto la hice yo :D

(comentario palomo)

Nebroa dijo...

Dios mío... cómo me gusta que os guste ella. Por otro lado es que no entiendo lo contrario. Ni lo que se le acerca. Es, como decía mi amigo E refiriéndose a no sé qué (era yo, ya lo sé) que La Pietat es unánime. Pues algo así.