lunes, 20 de febrero de 2012

Un agujero desde el zulo

Escribo para que no me explote el pecho, para abrir puertas, engrandecer rincones y contenedores que huelen extremadamente mal. Escribo para extender miradas, para hacer pequeña la única que se ancla en tu ausencia. Para recordarme que soy más cosas: manos y pensamientos, y tripas y aliento dispuesto a confiar en otros retos. Para ampliar rutas y que cada palabra apueste por líneas nuevas, por salidas, por puertos desconocidos. Escribo buscando iniciales, curvas y miles de rectas dibujando otro destino, un nuevo cielo que se anuncie, que se despierte el letargo, que se motive un corazón. Escribo para crecer. Para recordar que puede haber un plan bé entre la a que te pertenecía y todas las que venían detrás.  

1 comentario:

Rochitas dijo...

no deje de hacerlo. Son más que buenas razones, además de lo lindo que es adentrarse en sus letras...