martes, 7 de febrero de 2012

Reflexión-conclusión, todo en uno

La verdad es que ya no sé si es un patrón mental (creo que he utilizado esta expresión doce millones de veces en los últimos meses) del que sería bueno desidentificarme o sencillamente es que eso es lo que 'soy'... 
La cuestión es que ahora que los tiempos están condenados a abrirse, que es obligatorio hacer planes nuevos, auto-dirigir el movimiento propio, inventar cosas nuevas que hacer, que aprender, que investigar, a esto que algunos aun llaman cabeza (siendo como es una locomotora huracanada) le surge la maravillosa cuestión:
¿Es en el HACER donde uno se encuentra? Esto es, ocupar tiempos, salir, entrar, apuntarte a un curso, enviar relatos a concursos que oh sí, vas a ganar muy pronto, salir a pasear con la bici, descubrir los rincones de tu maravillosa aldea... Es en toda esta ocupación en la que uno realmente ES? Porque se me ocurre que es todo así como tan 'forzado', que una ya no sabe si eso la hace feliz o es lo que hay que hacer para creerse feliz. Vidas ocupadas, vidas sin apenas tiempos, engancharnos al cine, a devorar novelas y a descubrir cantantes. Ir a conciertos, beber cerveza y a poder ser, emborracharnos para reírnos más y mejor. 
Lo sé, sé que eso me pone las pilas. Pero es en ESO donde mi super linterna interna (leer entrada anterior) conseguirá dar luz en vez de el agujero negro tamaño universo que da ahora?
Qué es primero? el huev... La motivación interna? O haciendo las cosas sin ganas es como la encuentras?... 
A veces llevo un tirachinas en la nuca, en serio, empujándome sin cesar: Haz esto, haz lo otro, haz esto, haz lo otro también. (he tenido un deja vu, esta conversación la he tenido yo con Maeve, aquí o mientras dormía). 
Si miro realmente cuáles son las cosas que NECESITO hacer, que nada tienen que ver con el QUIERO, ME APETECE hacer, como bien decía ella... quedan poquitas sueltas. Pero ellas, y el durante, el antes y el después, abarcan poquitas horas. 
Es entonces adecuado, meter en las otras horas, toda esa revolución? 

Aquí lo que faltan son ganas. Cuando no hay ganas, a la pobre mirada sólo le falta pedir limosna. Soy consciente. A veces, hay una mente que se ocupa de mí y no es la mía. 
Y como bien dice él: A veces es necesario hacer de todo aunque sólo sea para salir de ese mundo en el que te crees que no eres nada (no lo ha dicho así, yo lo he expresado mejor, pero vaya, bien, vale, tiene razón)

4 comentarios:

Maeve dijo...

Hola buenas, vengo a arreglar tu vida ( la tuya, Nebroa. No como en el bloggy, que ahora te voy a contestar allí) ya que la mía al parecer no tiene arreglo.


Hacer cosas es la única manera de tener ganas de hacer cosas. Perooooo, es fácil caer en que hacer cosas se convierta en vivir. Una trampa más.

¿ Qué tal si venimos a crear recuerdos? Es una idea diferente. ¿ Todas esas cosas con las que llenas tu tiempo crean recuerdos hermosos para ti? Porque esa es otra. ¿ Quién ha dicho que las cosas estén para llenar el tiempo, o el tiempo para ser llenado?

Así pues, crea recuerdos. Y todo lo demás no son más que marañas, como el ruido blanco de la televisión, que utilizamos para no oír la voz interior. Porque oír la voz interior....

Nebroa dijo...

Maeve... Te echo de menos, así en general
Lo de arreglar mi vida no funciona, pero cuánto ayuda, no? Yo también sé arreglar la tuya! Uuuoooo!
El caso es que sí, teniendo en cuenta que no hay muchas más salidas (desconocidas me refiero) optaré por hacer cosas con el objetivo de tener ganas de hacer cosas. Mover la maquinaria para que la maquinaria acabe moviéndose sola.
Sí, hay una línea, fina para uno, gruesa para otros (los elegidos, nosotros, clarooo) en la que olvidamos el objetivo y terminamos por quedarnos en la maraña de hacer, hacer y hacer. No creo que eso le ocurra a esta Ana que ya ha despertado muchas veces, el insomnio tiene eso, una vez lo experimentas, es bastante improbable que te duermas sin darte cuenta.
Lo de los recuerdos... Te has fijado, o te ha pasado, que cuando los momentos se comparten es más fácil crear un hermoso recuerdo? Es cierto que tengo recuerdos bonitos en soledad, como el día que andando al lado de un montón de árboles me sentí tan feliz que podría haber muerto en ese mismo momento. Pero cuando hay alguien al lado, otros ojos, y el sonido de otra risa y la ropa que algún otro llevaba puesta, parece que el pasado coge fuerza, pesa mucho más. No te pasa a ti?
La voz interior... Te refieres a LAS VOCES? El millón de voces? Sabes? creo que detrás de todas esas, la verdadera sigue en silencio. No hace ruido. Está, es. Intento llegar cada día a ella...
Qué dice la tuya? los mismos 'silencios' que la mía? Quién sabe si es la mismita! :)
Y que gracias...

BarbaKana dijo...

Yo me rio de mi mismo cuando me pongo realista y racional.Mi voz suena como el antiguo NO-DO.
Necesitar emociones,desear en sí,vencer en minucias,tener poca memoria...reirme todo el dia.

Nebroa dijo...

Uno no puede huir de lo que le tiembla dentro:

Necesitar emociones y disfrutarlas
Sentirse vivo, escapar de lo rutinario aunque sólo sea en un café
Aplaudir a personas enormes
Buscarlas, casi con los cuernos
Respirar fuerte fuerte
Querer aprovechar la vida... creciendo
Buscar la calma en el centro del pecho aunque las afueras estén llenas de huracanes

Y luego, luego viene todo lo demás