jueves, 9 de febrero de 2012

La rutina también cuenta con tus palabras

Ayer vino a casa uno de mis jefes, teníamos una reunión que era mejor desarrollarla en mi habitáculo que en su oficina. En cuarenta y cinco metros cuadrados tengo la oficina, el dormitorio, el baño, cocina, zona de descanso, de ocio, muchas plantas, mi biblioteca, mi musicalandia en los rincones y rincón de lectura específico. 
Él dijo que mi casa era genial. Y como él lo han dicho otros tantos que vinieron. Me sorprendí ayer, por primera vez, diciendo las mismas frase que siempre digo:

-Ya, está bien, pero muy cargada
-Ya, pero mis padres viven abajo
-Ya, pero me gustaría que esto estuviera en otro lugar
-Ya, pero huele a tabaco y es extremadamente fría
-Ya, pero...

Y por la noche, cuando revisaba mi día para saber qué había sido capaz de hacer con él, me di cuenta de ese tipo de cosas. El 'pero' y las escusas para (casi) todo, la capacidad innata para menospreciar los dones. Me vale la casa como mi propio cuerpo cuando alguien dice algo bonito de él, o mi forma de trabajar o de escribir. Me ocurre (casi) siempre. Patrón mental (qué gran expresión) continuo y perenne. Cualidad intrínseca para ir bajando a ras del suelo lo que los ojos de los demás tienden a subir más alto. No se trata de creértelo, ese es el otro extremo. Estaría igual de mal. Es curioso que la costumbre haga todo eso con nosotros. Creo que no sé aceptar un cumplido, un piropo, un algoloqueseaquéséyo. Y me preguntaba si os pasa, si en los ambientes aduladores (o algo parecido) os llegáis a sentir algo incómodos y dejáis aparecer vuestros 'palabros ninguneantes' para quitarle brillo a los diversos asuntos...
En mi caso, para variar, intentaré corregir esa parte, no sé si se consigue algo mejor o peor con ello, pero sí será diferente. Y tal vez, por qué no, se empiece a engrasar el sistema personal, propio e intransferible que ama plenamente lo que tiene sin odiar el vacío que deja lo que no está. 

6 comentarios:

Carol Munt dijo...

A mí también me ocurría algo parecido; cuando alguien me hacía algún cumplido trataba de quitarle importancia, desviaba la atención o chafaba las agradables palabras con respuestas muy parecidas a las tuyas. Pero de un tiempo a esta parte me he dado cuenta de que no es justo ni para el emisor del cumplido ni para el receptor. Así que he ideado unas respuestas tipo para esos casos (que no son nada artificiales porque lo siento así) que son: "Pues es genial que te guste" o "me alegra que te guste" o un simple "pues sí" o "sí, está bien". Sin connotaciones negativas de ningún tipo. :P Los cumplidos hay que aceptarlos para empezar a valorarnos.
Besos Nebroa.

BarbaKana dijo...

A mi ,cuando me dicen,son ya del tipo : que raro,que colgado,vaya movida...de pirados...y aunque me molan,creo que ya no son de ser diluidas para digerir mejor...y es que me temo que encajan como un guante.Lo tuyo si que es pa sonrojarse,por que no eres ni medio normal,textos de puta madre a puñaos.Chupatesa.

Nebroa dijo...

Carol, gracias por tus frases!! cuando escribí esto pensé: tengo que hacerme con expresiones que rimen conmigo... Y te he encontrado en el texto algunas de ellas! Gracias!

jajaj qué capullo eres Don Barbas! Voy a empezar a practicar después de tu piropo, a ver, mmm... :
Oh, bueno, gracias, me alegra que te gusten

Bien o qué?!

Key Hunters dijo...

¡A mí me pasa igual! Aunque a base de intentar corregirlo, lo he conseguido un poco... que luego la gente deja de decirme cosas bonitas y seguro que eso también me sienta mal jajajaja

jok dijo...

,,,suele pasar,,,,es esa manera de elevar la humildad sobre el halago,,,,por que este no siempre parece real...aveces parece simple cortesia,apariencia,protocolo,,,como tus respuestas,,,,es reciproco,,,,quiza no encontraron las palabras adecuadas para expresarte que les gusta tu forma de vida....o de rutina.....


a mi por ejemplo me gusta como empleas tus rutinas

Rochitas dijo...

qué buena concientización. Un paso más cerca de lograr erradicarlo.
has sido la voz de muchos.