viernes, 10 de febrero de 2012

El tren que siempre te esperaba

Sé de aquellos que encarcelan el amor, pastillas para dormir siestas eternas que conducen a algunas zonas que no conozco. Sé lo que cuentan y dicen, bocas llenas de vacíos instantáneos: el sonido se vuelve mentira cuando llega a mis orejas. Eco y reseco el destino. Los hay de esos, viven en Australia cuando yo paseo en este otro hemisferio que siempre sube persianas para ver el mar. Ellos cuentan lo mismo, que también hay un mar detrás de unos cuantos meses, y me gustaría, bien lo sabe el futuro, llegar a conocerlo. Aprietan y aplastan sueños mientras ponen la colada. Dicen mis vísceras que no entienden de planes con milímetros planeados si lo único que ven es presentes demasiado ausentes. 
Hay quién te promete amor para pasado mañana y esa misma noche te da la espalda. En serio, de verdad que los hay, los he visto con mis propios duelos. No queda otra, se me parte parte de la esperanza al saber que hay quien ha dejado pasar uno de los mejores trenes que he sido capaz de disfrutar, el amor que le pertenecía ya va camino de deshacerse. 

6 comentarios:

BarbaKana dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=gBCzMGvSXLA&feature=fvsr

Rochitas dijo...

pero aquellos que viven como eternos, sin siquiera pensar en la posibilidad de que ese tren sea el único, tal vez no lleguen nunca a reparar en estas verdades...

Nebroa dijo...

Don barbas, gracias...
Ayer hablaba con una amiga de la IRA. De que por fin la sentí. Y no sólo había tristeza y lágrimas, había un saco de boxeo del tamaño del universo. Ay la ira... qué gran emoción negativa

Rochas, efectivamente. Además 'estas verdades' al final nos pertenecen, son las nuestras. Y nadie dijo que fueran para todos...

Minuet dijo...

La ira, cuando se siente, dicen los que saben de esto, que una puede decir que está "apunto" de recuperarse, pero ¿dónde esta ese jodido "punto"?...me he sentido ahí...

Contigo, Nebri...

Besos

jok dijo...

el amor es la victima,,,nada que ver con dios.

Aura dijo...

Qué delicia.
Hace meses que te leo
(incansable)

GRACIAS, Nebroa.
Un abrazo.