sábado, 24 de diciembre de 2011

También para llorar tengo tiempo

Esta ausencia no es nueva. Tiene el mismo tamaño que el resto de los días. Se parece en todo, falta el aire, faltan flores, volcanes y terremotos moviendo el corazón. Es idéntica a las otras imágenes de carreteras infinitas llenas de curvas, pendientes y descensos a no se sabe dónde. Es tan fría como las otras. Tan lúgubre como los cementerios por los que paseo cada tarde. Es cruel. Es maligna. Es pesada. El hueco que deberías habitar sigue intacto como otrora.
Es sólo que la noche, esta noche, es infinita y asquerosamente menos buena que lo que dice su nombre. 

5 comentarios:

La reina de la miel dijo...

Es una noche exactamente igual que las demás, me niego a seguir maltratándome solo por complacer a otros.

ana dijo...

El verdadero espíritu de la noche... ha desaparecido. Y sin embargo, el Misterio está ahí.

Pero a saber en qué misterio estará enredada cada alma... y si ella es consciente.
... Te dejo una canción... quizá porque no le pegan aquí las palabras de mi alma, pero quién sabe cuándo y a través de quién se irá a revelarnos el misterio de los otros...

http://youtu.be/tZWmbt_d76Y

AN... dijo...

Pues si hubieses tenido que matar a un pavo de 22 kilos .., y llevaras tiritas en el brazo y en la nariz verías la vida mas jodia todavía ,,, en fin feliz Navidad , el próximo año juro que lo mato a tiros ... Putos bichos y para colmo no me gusta hay que joderse

lurdes dijo...

Felices fiestas para ti y todos los tuyos ,y espero seguir pasando por aquí durante el 2012.un saludo

El silencio y otras palabras dijo...

¿Por qué los huecos que se hacen visibles en navidad no se llenan con turrón de chocolate ni copas de champán?