jueves, 29 de diciembre de 2011

Será por eso por lo que nadie me llama mamá

Sabes qué? creo que los niños no entienden de bromas. Ni de cansancios ni de días infernales. 
Hablo con mi sobrina Luna y me dice: Me ha dicho mi profesora que dios, en la otra vida, un día, resucitará a todos los que se porten bien... Tú crees que me resucitará?... 
Me río con ella e intento contarle algo que no tire por tierra lo que le cuentan padres, educadores y otros personajes de los alrededores. Le hablo un poco en abierto. Justo hace unos días hablaba con mi hermana de lo difícil que debe ser contestar las miles de preguntas que se le ocurren a un niño. Mucho más aquellas que ni siquiera para los adultos tienen respuesta. Hablé con mi hermana. Y hablamos bien. Ambas parecíamos estar en la misma onda. Pero no. Luna me dice que su madre le dice que lo más seguro es que no la resucite ese dios. Que no le hace caso y que si no obedece a los padres... ya sabe qué pasará. 

No comento...

Hasta que comento. Me parece aberrante decirle eso a un niño. 
Mi sobrina, en concreto, es de las que la religión le ha calado muy hondo, a menudo hace muchas preguntas, como que qué había antes en la tierra? le contestaron que 'dios'. Y ella volvió a preguntar que se refería a antes de dios. A antes de todo. Es de las que se pregunta cosas como que por qué por el pecado de una mujer ella tiene que vestirse cada día cuando más sueño tiene. Y dice que odia a esa tal Eva por hacer lo que hizo. 
Entiendo que hace gracia. Pero de verdad, creo que no la tiene. Las risas anulan muchas cosas importantes. Muchas ideas que los adultos entienden y los niños no. Y que si no hay palabras, comprensión, conversaciones y demás comprensión, pues sí, cierto, no pasa nada, increiblemente el milagro está en que sean como sean los padres, los niños siguen creciendo. Nada les para. Avanzan. Pero cómo. Y qué será todo eso sin respuesta, sin escucha y sin atención cuando esa mente sea más grande de lo que es. 
No me gusta. No me gustan los castigos, el miedo, la parálisis y el acojonamiento. Y no me gusta en otros familiares que tengo, que van a misa y rezan y ayunan y no comen carne. Pero sabes? en ellos hay una coherencia en la educación. Una línea para mí inadecuada pero una línea sin divergencias. Lo que me resulta muy curioso es que, dudando tanto, habiendo estado de acuerdo el otro día en esa conversación acerca de la religión, de los valores, de la esencia de la vida, hoy y ayer y el otro día, mi sobrina se vaya a la cama pensando que no sabe si la castigarán algún día, dónde se quedará ella cuando todos los demás sí 'resuciten' y qué clase de dios es el que la vigila. Entre otras perlas también ha soltado que ella se imagina siempre a dios en una tumbona, con gafas de sol y un montón de ángeles alrededor llevándole galletas. Luego dice que no, que era broma, que sabe que dios está ocupado en controlar a todas las personas... Mmm... 

Y así... Así la vida, a esta que escribe, le acojona un poco. Un poco bastante. La vida no, pero sí me dan miedo las personas. Y las palabras dichas a boca llena sin pensar delante de los niños. Y la excesiva verborrea, y hablarles como si fueran el vecino del quinto. Y olvidar que son esponjas, y que a la vez tienen voz. Y que se olvide que podemos aprender. Y que se transmitan una mierda de valores. Y que lo importante sea dónde vamos de vacaciones y no qué coño estoy haciendo para educar, para mejorar, para exponer, para mostrar. Qué estoy haciendo conmigo, qué ejemplo voy dando. Preguntarnos justo antes de ir a la cama qué rastro he dejado hoy en mi día. En qué granito de arena he dejado mi sabiduría y conocimiento en el mundo. O si sólo he pensado en mi ropa, mi coche, mi dinero, mi teléfono, mi ordenador y mis otras mil millones de mierdas. 

A tomar por culo. Hay padres que no deberían serlo. No porque yo lo diga, es que creo que en el fondo, ellos mismos, tampoco lo querían. Hostias. 

7 comentarios:

Lenka dijo...

Cada vez estoy más convencida de que la mayoría de la gente vive "porque sí". Y con ese mismo razonamiento lo hacen todo en la vida. Estudian algo porque sí, buscan un curro porque sí, se emparejan porque sí, se casan porque sí, tienen hijos porque sí. Porque toca, como todo lo demás. Porque to dios los tiene, no? Porque es "lo normal".

Y no, seguramente no deberían tener hijos todos esos que los tienen "porque toca", sin haberse parado a pensar un jodido minuto en la inmensidad de traer una vida al mundo. No me entra en la cabeza que tantas personas se reproduzcan alegremente sin haber meditado jamás lo que supone, lo que implica. Cómo le educaremos? Cómo afrontaremos un berrinche, hablarle de la muerte, del sexo, qué le contaremos, le hablaremos de Dios, cómo queremos educarle, qué valores nuestros merece la pena transmitirle, qué mierdas y lastres no queremos que se le peguen...?

Seguro que al final casi todos lo hacemos fatal, incluso meditando. Y, afortunadamente, casi todos los hijos saben capear esa fatalidad nuestra sin excesivos traumas.

Pero Nebroa, sí, pidiéndote perdón por adelantado (de la familia de una habla una, los demás se callan): qué barbaridad de idea para esa niña, no? Que si no obedece a su madre "Dios" no la resucitará?? Hay cosas, creo, que JAMÁS debieran decírsele a un crío. Nunca. No se supone que Dios es amor, y siempre perdona, y siempre quiere a sus hijos incluso cuando se portan mal? Qué terrible crecer con miedo al pecado (joder, cosa más carca!) y a lo que un (de nuevo perdón) puñetero viejo barbudo ocioso pueda decidir hacernos desde su tumbona. Qué cosa más siniestra.

Pero qué te voy a contar yo, atea furibunda y partidaria de que no se enseñe credo alguno a nadie de menos de 18 años...

El amor de Dios se me antoja que debiera ser parecido al de los padres: incondicional (no se supone que él es nuestro Padre Celestial?) Y cuando es incondicional se trata de eso: no tiene condiciones. Te querré SIEMPRE, hagas lo que hagas, porque eres mi hijo. Y si no me obedeces (tú, que eres un niño) quizá sea MI culpa, como adulto incapaz de lograr que me obedezcas. Y, en cualquier caso, es tan humano desobedecer... es incluso saludable. Un niño que jamás ose romper una norma será una persona cobarde, incapaz de decidir, frustrada, encorsetada, sin imaginación, sin curiosidad por la vida, será una ameba, un borrego. Será dócil. Es eso lo que Dios (o la Santa Madre, la Iglesia y la que nos parió) desea que sean sus hijos? Igual sí.

Y si Dios, que es un tío que ni conozco, se niega a resucitarme quizá es porque ya no me quiere. Y a lo mejor también mis padres dejan de quererme si no hago lo que ellos dicen, si no soy como ellos creen que debo ser. Lo siento, pero es atroz.

Si pudiera le diría a esa niña que las trastadas de críos no pueden ofender a ningún Dios, porque (por desgracia) los adultos ya le tienen bastante ocupado con sus burradas, sus maldades, sus cabronadas y su estupidez.

En fin, que no iba a decirte na, y mira...

El silencio y otras palabras dijo...

Mi hermano siempre ha sido un preguntón. En su caso está más que justificado, con una familia extraña y complicada, con un padre que no es mi padre y sí el suyo, una madre compartida, una hermana que casi no vemos, cuñados que le llevan 26 años y un perro del que es "tio". Mi hermano no está bautizado, pero va a religión en el cole. Piensa por si mismo. Razona.
Creo que a los niños hay que decirles la verdad de lo que uno piensa, evidentemente adaptada a su edad y capacidad de entendimiento. Pero debe ser muy difícil y cansado educar bien porque las madres que conozco acaban recurriendo a la "amenaza" y el "miedo"... ¡Y al chantaje!

Ya hablaremos de esto si algún día decidimos repoblar el mundo... :D

Maeve dijo...

Hoy tendría un niño contigo. Te lo digo en serio.

Verás, hay una cosa que no tienes en cuenta. Y son las tías. Las tías nos libran, muchas veces, de ese bagaje innecesario, pesado y castrador de las palabras dichas sin pensar por los padres.

Está bien que quieras estar de acuerdo con el programa educador de tu hermana...pero está bien porque tú eres tú. La que tira, aprende, crece y mira más allá. Así que esto no significa que esté mal o que no sea necesario que, cuando ves una pifiada como ahora, no intervengas y eduques tú también. Sí. Eduques.

Porque aunque a los padres les gusta tener esa fantasía progresista de que educan ellos solos a sus hijos y que tienen un "plan", la verdad es que los niños se educan entre todos: padres, abuelos, primos, vecinos y hasta el señor que vende el pan.

Hay un proverbio africano que dice: Se necesita toda una aldea para educar a un niño.

Y parece que, en esto, te ha tocado ser aldea a ti. No porque tú seas más lista y porque sepas más. Sino porque estabas allí :)

Beso gordo, coñooooo!

Pablo dijo...

Dile que ese dios del que le hablan ni ha existido, ni existe, ni existirá..

Bueno, no, casi mejor que no..

Me gustan las tías como tú.. :s
a ver, no quiero decir que.. bueno, sí.. también..

BarbaKana dijo...

Los niños son TAN LISTOS como nosotros,al primer vistazo se hacen un perfil de ti (que luego evolucionan..y lo hacen en voz alta,que morro),te calan en lo que dices,en como lo dices,si es de pasada o en serio,tocan las narices para saber donde estan los limites,les gusta "asustarse" como hacemos nosotros al poner una peli de miedo,son credulos o dejan de serlo a voluntad.Son crueles y lo justifican con algun argumento.Son tambien el colmo del cariño sin costarles ningun esfuerzo.
Os equivocais cuando hablais de "ellos".Ellos somos nosotros pero hace 40 tacos menos,soy yo el mismo niño... por que lo recuerdo...,y recuerdo que creia unas cosas a medias,otras las queria creer ,otras cosas parecian/eran mentiras vestidas de verdad para ir tirando...
Los niños sabemos la verdad,lo que importa,sabemos divertirnos y casi todo nos la trae floja,nos ponemos dramaticos con religion,la muerte,y los monstruos si tenemos el momento tremedista (hay que darle emocion a la vida,no?) y pasamos a hablar de portaventura en el mismo parrafo...sabemos la verdad...lo que nos enseñan es el protocolo,los ritos sociales,el miedo como primer impulso ante cualquier chorrada y a hacer listas con objetivos.
Les mola soltar temas de sexo,la muerte,los santos,extraterrestres,zoofilia,la gente que explota frente una camara en los telediarios,la desigualdad social ,canivalismo en aviones estrellados,zombies en tahiti,cadaveres abiertos de la serie CSI , hablar de pollas pintadas en wateres de gasolinera...si a mi aun me gusta,por que no a ellos...que saben que cada aduilto les dira una cosa distinta,y al decir polla daran un salto,y al decirles infierno les sudará la frente buscando que decirte.Se divierten con nosotros,por que ya saben del tema mas de la mitad...joder..pero es que no os acordais de como haciais?...teneis acaso algun trauma?...como mucho alguna mala costumbre programada por algun adulto capullo,y que os costo corregir un poco.
Puf,me he pasao.Pero,os acordais no?
Dale aun niño coherencia y notara que estas "editandole" la vida.

La reina de la miel dijo...

Yo casi no me acuerdo, Kanoso, pero sigo empeñándome en rescatar imágenes, sensaciones de entonces, cuando era Yo, Yo, Yo, y no esta piltrafilla de "yo" que creo que soy ahora. Sé que soy valiente porque hubo un tiempo en que lo era, sé que soy salvaje porque lo fui, sé que soy de todo lo que admiro en otros porque hay una voz dentro de mí que me lo chilla cada vez que me muerdo la lengua. Llevo muchos días sin ganas de escribir, pero me vienen todas juntas ahora, vosotros dos me inspiráis, cabrones.

confusa dijo...

Me gusta la gente que habla clarito...

Mi hermano y su chica van a ser padres...pensé(miedo me da!!)...dos inmaduros,que se preocupan mas por su marca de ropa,fiesta de turno o coche nuevo que cualquier otra cosa...evidentemente no esperaban ser padres....

Un placer leerte.