miércoles, 21 de diciembre de 2011

El orden de los factores altera el presente

Cuando le comento a mamá (con un juanete menos) que no sé si coger ese trabajo que me va a tener ocupadas todas las navidades, y que no me permitirá estar con mis sobrinas que vienen de Alemania, ni tumbarme a la bartola, ni tomar cafés largos, ni llamar a los amigos para hablar lento y extenso por teléfono, ni visitar a mi abuela, ni escribir cienes y cienes de cosas de dentro, ni jugar sin tiempo, ni escaparme en secuestros obligatorios, ni... Me dice que 'hija, lo primero es antes'
Y le digo que ese consejo que, precisamente, me indica que debería cogerlo para tener dinero y poder pagar no sé qué, es precisamente el que necesitaba escuchar: decir que no a ese trabajo

Lo peor de la historia, del asunto, de la cuestión? Que he dicho que sí a ese maldito trabajo a presión que debe quedar finalizado el quince de enero. 
A veces las prisas, las cuotas, las letras, las facturas, el tabaco, la gasolina, los detalles, los regalos de después, los viajes para ver a los amigos, los vuelos baratos a Alemania, las tardes enteras con mi abuela, los de orange haciéndome palmas por facturas de teléfono infinitas, el precio del libro que quiero escribir un lustro de estos, los euros de los tres cafés diarios, las escapadas de semanas enteras en secuestros planeados, los... A veces lo de antes es también lo primero. 

Pero no, sigue sin gustarme... 

7 comentarios:

silvo dijo...

A menudo lo primero no es lo que debería ser, cuanto cuesta aceptarlo y como fastidia, ánimo Nebroa, besos!

Nebroa dijo...

Pero si yo siempre sigo esa ley! Lo primero es antes! Una cosa es lo urgente y otra lo importante...
Pero mírame, sucumbiendo al desastre capitalista :s jajaj..
Me río pero no me hace gracia, coño

Vir dijo...

¡Ánimo, Nebroa! A veces tenemos que bajar al mundo real, pero solo es un ratito... Mis compis se ríen cuando el viernes, al fichar para salir, digo: ¡por fin es viernes! Para mí la vida empieza cuando termina el trabajo, un mal necesario para esas cosas tan molestas como comer, tener un techo bajo el que cobijarse, etc. Ríete, que la risa es muy sana. Beso!

Anónimo dijo...

Pediste a los dioses tener trabajo y ganar dinero porque tal y cual. Y ahora que tus deseos se hacen realidad, dudas. Ya te lo dije, cuando los dioses se quiren reir de los humanos, les conceden sus deseos. JAJAJA!

LeO

Escribir es seducir dijo...

TRATA DE DISFRUTARLO Y ANOTÁ EN UNA LISTA TODO LO QUE PLANEAS HACER PARA CUANDO TERMINE

SALUDOS

AtaqueEscampe dijo...

yo creo qe el fin justifica los medios, nebroa, y sin euros no hay cafés, ni alemania, ni ese libro q tantos esperamos...

ánimo!

Ainhoa dijo...

Ánimo que el esfuerzo tendrá su recompensa!