viernes, 16 de diciembre de 2011

Dime, amor, que no lo expresarás con silencio

"El amor que no se expresa no sirve de nada"

Ayer, la hijísima de Punset-ísimo lo dijo en El Hormiguero. Apenas veo el hormiguero, ni la tele ni nada de nada, pero ayer vi ese trocito importante. 
E y yo siempre hablamos de estas cosas, de cómo expresar los amores, los cariños y los otros aprecios que cuando se llaman aprecios suenan regular. Hablamos de los gestos, de abrir, exclamar y expresar el amor. A veces no se trata de vociferar, de gritar en medio de la plaza mayor de tu ciudad que amas a Lolita. O que querrías morirte si tu madre se va antes que tú. No se necesitan aspavientos extremos y exagerados. Muchas cosas bastan y muchas son las que sirven. 
Leer el amor es necesario. 
Hay quienes lo llevan dentro, en silencio, y en determinadas conversaciones lo dicen: No significa que no te quiera el hecho de que no lo diga. Claro, no hace falta leer el amor en esas dos palabras. A veces suena a rutina y a repetición. Es otra cosa. Es todo a la vez y nada en concreto. 
Es que se vea el amor. 
Una jodida caricia es a veces imprescindible para la adecuada respiración del de enfrente. Como lo es preguntar cómo estás, requerir al otro, buscarlo y decirle de vez en cuando gracias. Y besar también. Y coger la mano y llamar cuando nadie espera el ring ring. Un jodido mensaje puede salvarle el día a otro alguien.  Hasta uno por el guasap que es gratis. Hablar. Contar. Estrujar. Abrazar. Decir. Mostrar. 
Entiendo y comprendo el amor silencioso. No digo que sea digno de encarcelamiento en modo cadena perpetua aquel que no lo promueve. No. Es sólo que creo que el amor que no se nos sale, por la boca, por los ojos, por las manos, por los dedos, por la lengua, por la entrepierna o por los cuernos, es el que en realidad queda encerrado en cadena perpetua. Y eso, eso no es que sea la muerte, la agonía, el desastre y la asfixia, no es que la vida de acabe, se paralice y el mundo se venga abajo, es sólo que teniendo en cuenta que es lo más bonito que podemos fabricar en las entrañas, es una pena que sólo lo sintamos nosotros.

Aquí sigo diciendo cosas al respecto porque, de repente, tengo unas ganas irrefrenables de hablar por los codos. 
Ganas de lo otro también pero eso es siempre


16 comentarios:

Carol Munt dijo...

No sé, pero para mí un fuerte abrazo es la mejor expresión del Amor.
:)

Maeve dijo...

Precisamente esta semana pensaba en abrirte una ventana pequeña y decirte lo siguiente:

Leerte, leerte en los blogs se ha convertido, últimamente, en un imprescindible. No tan sólo por los temas que tratas ( ya sabes lo que opinio) sino porque tienes una época, o más bien una evolución :), en la que sueltas perlas en cada entrada. Porque te sueltas.

Quería decírtelo en esa entrada en la que hablabas de estilos y de tu estilo...mira maja, si te comento cada cosa que me gusta, escribo en tu blog más que tú misma. Pues eso.

Y que te quiero, puercaza.

MK43 dijo...

A veces un sms puede salvar el día a una persona... o una entrada en el blog. A veces, más que el día le pueden salvar la vida. Y a veces el silencio de quien dice que te quiere, o la ausencia voluntaria, sencillamente te revuelve las extrañas, te mata las palabras, te deja perplejo y patético con la mirada perdida... sin ver más nada que la Nada.

BarbaKana dijo...

Estamos hechos de cosas pequeñas.
Y no me refiero a los atomos.

Blackrose dijo...

Incluso un comentario en un blog. Todo lo que demuestre al otro que te acuerdas de él/ella ya es un "Te quiero".

Todo sea por el amor. :)

jok dijo...

te quiero y amo los silencios por que en ellos me quiero y me acuerdo de que os quiero...

Tordon dijo...

La noto inspirada , estimada Nebroa, y espero que el año que viene esta tendencia se mantenga.
¡Felices fiestas!

Pablo dijo...

Sí, eso
y lo otro también

A tus pies

La reina de la miel dijo...

Si tan solo tengo que querer como quiero a mis gatos, tan solo eso. Quererlos de una vez para siempre, quererlos cuando me arañan, cuando me ronronean, quererlos cuando me cago en todo porque han vomitado en la alfombra, quererlos porque sí, sin juzgarlos, quererlos tanto que hasta aprieto las mandíbulas de lo que los quiero.
Querer en bruto. Querer sin cláusulas en el contrato.
¿Es que no se puede querer así a las personas, joder?

Nebroa dijo...

Carol; Siempre? Porque sí, es grande pero a veces las lejanías y los kilómetros reales lo hacen imposible. Y cuando no se puede abrazar, pues se puede decir. O hacer. O regalar. O enviar. Y entonces todos esos pequeños detalles son del mismo valor que el abrazo, nor!? ;)

Maeve... Acabo de respirar profundamente. Porque leerte decir eso también es mirarme y ver las distancias recorridas. Y las ganas. Y todas las palabras que me dijiste cuando había que decirlas. O reirte en un comentario del feis. O regalarme enlaces. O decirme que me estaba equivocando al no abrirme en canal cabreándome con el mundo. Pues eso. Que yo también. Que yo más.

Nebroa dijo...

Eme!!! Bienvenido al cuarenta y tres!
Ese silencio del que hablas es el que promovió esta entrada. Por esa puerta entraron las demás palabras, pero fue ahí, en los silencios de quien dice querernos, fue lo que me hizo investigar, reflexionar y observar qué hacemos con el amor. Cómo lo hacemos, cómo lo movemos. Generalmente poquito. Ellos, digo, que yo me empeño cada jodido día en no dejarlo quieto.
Háblame, no? Digo allí, en esos mail que salvan las noches!

Barba, por eso, por contar con todo eso pequeñito, podemos hacernos tan grandes.

'todo sea por el amor'... Rose, titula una entrada de blog de esa manera!
Por cierto que no me deja agregar tu blog a los que leo, a esta página, que es donde pincho para leer! Y es un rolloooo!

Nebroa dijo...

jok... No diré que el silencio sea malo. Ya sabemos todo lo que se guarda en él. Pero esos espacios son los íntimos. Cuando se trata de querer a otro, el silencio perenne no siempre vale. De hecho no vale nada!!

Nebroa dijo...

tordon! así me gusta! que me digas que me quieres! :p

Pablo... si nos hubiésemos dicho todo lo que nos pensamos...

Reina. Se puede. Dicen. Al final, un día, seremos gatas también.

jok dijo...

me encanta discrepar en silencio...

El silencio y otras palabras dijo...

Pues ni nombre lo dice todo...
Yo soy de silencios, de las que no gritan un "te quiero". Mi amor es calladito, es de escuchar y mirar a los ojos, es de sonreir a pesar de no tener ganas, es de salir corriendo cuando me llama, de cogernos la mano para ver la tele, o de taparle los pies con la manta cuando duerme la siesta.
No soy una persona cariñosa, ni dulce... Pero amo de forma cotidiana e intensa, siempre a mi manera.
Besos

AN... dijo...

Yo soy de silencios , pero cuando me desato no me cuesta nada lanzar a la cara un te quiero ... El problema es la falta de eco , que no te devuelve el suspiro ...