martes, 15 de noviembre de 2011

A veces me secuestro sin querer

Me duelen las tripas de esperarte, de esperarme, de esperar que algo venga a arrancarme las penas y el olor a podrido que lleva instalado en el corazón desde que al corazón le dio por latir. Me duelen las alas, las miradas y las huellas, me duele el alma que no sé dónde está pero sé que me duele. Duele la brisa en la terraza en la que sólo da el sol, duelen los inviernos, el abrigo que no abriga y las ojeras mojadas en modo océano. Me duelo yo, de no saber pensar con claridad, de estar nublada, de ser cielo y no haber aprendido, aun, a volar. Si respiro me duele el esternón, si canto la garganta, si ando desaparecen las botas, si corro me ahogo. Y sí, lo sé, que todo es mentira, que me ha raptado la inconsciencia, que la tristeza es pasajera y las lágrimas nunca causan la muerte por asfixia. Lo sé, que pasará, como pasó todo lo que no vino. Lo sé, pero qué tendrá que ver que sepa que el dolor es pasajero si ahora mismo me maltrata como si no fuese a caducar nunca. 

Quería irme al hotel de la curva, a mojar los pies en jacuzzis ideados para la ocasión, quería llegar allí y robar el agua, las toallas, el albornoz. Quería llevarme velas de casa, entrar en recepción y, altiva, pedir la mejor habitación. Quería robarle a la vida dos horas y bucear en bañeras de dos palmos. No puedo hacerlo. Y opté por llorarme un océano entero, para parecerme un poco al mar. 


6 comentarios:

silvo dijo...

Es precioso como expresas la importancia relativa que tiene saber que hay final si el ahora agobia, me encanta!!, besos Nebroa!

PippiPat dijo...

el hotel de la esquina no te merece...tú tienes que escaparte a un parador nacional, a una casa rural con chimenea, a un sitio especial

Besicos

AN... dijo...

Si señor . Te ha quedado de lujo , y el final dulce dulce dulce ...
Por cierto recuerdame , que nunca te invite aun hotel ... Choriza

La Abela dijo...

Nena ¡qué preciosidad de escrito! Un gran abrazo.

La Abela dijo...

Nebroa me gustaría pedirte permiso para copiar este poema,creo que debe ser difundido, siempre firmado por ti !claro¡...es buenísimo. Cuando seas famosa yo diré que lo sabia...

Nebroa dijo...

silvo... muchas veces me pregunto en base a qué vemos belleza en la crueldad, en el dolor. Te has dado cuenta de cómo los mejores versos, casi siempre, huelen a lágrimas?

Pat... No sé si merecemos algo sólo por el hecho de estar vivos, pero qué más da? los regalos, los regalos no deberían faltar en nuestra propia dieta :)

An! Sólo las iba a robar dos horas, allí mismo, no me las iba a llevar! Aun puedes invitarme! Yo pongo el aceite jhonson ese!

Abela cariño! Dice mi ego que te lo lleves donde quieras! jajaj...
Me encanta lo de 'cuando sea famosa' jajaja... Ayyyyy!