domingo, 27 de noviembre de 2011

O te lo diré por las malas

Comprarle el kama-sutra no fue comprarle un regalo, era como hablar pero en silencio.

2 comentarios:

La Abela dijo...

Jajaja...¿indirecta directa?

Nebroa dijo...

a la yugular! pero amos, que no, que no furuló! jajaj