lunes, 28 de noviembre de 2011

Lo que cansa hacer zumos de vida

Hablamos de lo bien que huele su día cuando me habla de llantos de emoción, familias nómadas que emigran buscando pan para comer y su continúa huida del país de las ratas que dan vueltas en la misma ruleta. 
Quiere ser grande. 
Como yo. 
Y me dice que se inventa o exagera el olor del día, para sentirse cómoda de nueve a cinco y sonreír por dentro por tonterías. 
Convertir en literatura un día normal es, a veces, el modo de sentir tu vida bella. Es terminar un mini texto y creerte que es como un zumo de naranja donde la naranja era la vida normal y tus palabras los momentos exprimidos con más vitamina cé de lo que tenía la fruta original
Da igual, no se trata de entenderlo ni de saber lo que andamos haciendo cuando contamos qué pasa. 
Mirar en el fondo de las razones no nos lleva siempre a entender las cosas. 
Yo puedo contar que desayunando hablé con un desconocido que fumaba en otra mesa, que uno de mis jefes me contó que el no tener dinero le permite buscar entre los armarios carpetas viejas para proyectos nuevos y así ir desalojando espacios. Que luego me dijeron guapa cuando me tomé un café en el bar de siempre y que cuando le dije a E que se me había roto el bolso me ofreció otro para reyes.
Y así voy buscando restos de cosas grandes y saco detalles de entre los muertos para sentirme más viva y meterle chispa a la aburrida rutina que se está comiendo mi espalda. 
Pero al final da igual por qué hago eso, por qué escribo cuentos cuya base es un ínfimo segundo de mi vida, por qué los transformo en magia, por qué exagero lo que veo y por qué invento historias acerca de pequeños vacíos. Porque si investigo, si adivino y averiguo por qué lo hago, sin leerlo, de repente, tengo un letrero que dice que sólo con esfuerzo los detalles se hacen vida. Que no lo son de manera intrínseca, que me necesitan para serlo. Y corro el riesgo de cansarme de ser manipuladora de momentos. 

5 comentarios:

Nada más importa dijo...

Ser manipuladora de momentos, o, extraer detalles de los muertos o, bien, crear literatura de un segundo del día, es algo envidiable.
Porque de esa forma, le sacas provecho a todo, ves de lo malo lo bueno, te recreas a diario y das a los detalles un signidicado nuevo, que quizas sin tu intervención, jamás tendrían.

Siempre te leo, me identifico y pienso mucho en tu modo de expresión que tanto me gusta.

Nebroa dijo...

ciertamente Nada, es bonito. Bueno, es una cualidad bella, a mí también me lo parece. De hecho, hace poco, hablando con compañeros del taller de escritura hablé de eso, que no sé qué he aprendido en el taller pero al menos he desarrollado mi capacidad para hacer de mis mini momentos dos folios llenos (bueno, medio). Pero a veces, ay a veces! Como todo, ya sabes. Hay momentos en los que quizá te das cuenta de que es la única manera de transformar tu vida para que suene bien. Y cuando estoy gilipollas me da por pensar que es un poco triste tener que convertir en texto la misma vida para que parezca que merece la pena. Pero sí, sólo me pasa cuando estoy gilipollas (no hablaremos de si es muy a menudo o no!!)

BarbaKana dijo...

La verdad que creia que todos lo haciamos...cargar los encuentros,las casualidades,el sol en la cara... con lo que llevamos dentro.Tener intensidad y saber usarla.Manipular? si,claro;demagogia?,por supuesto.
Tener la sensibilidad armada y usarla a diestro y siniestro.
Usarse entero.
Que sitio tan especial este.Un saludo.

PippiPat dijo...

Es curioso, ayer a mí me pareció algo parecido. Estaba trabajando, cuando un compañero me dijo que se iba muy lejos, pero lejos de lo más lejos que puedes ir, si haces un agujero con una aguja de esas de coser a españa, aparecerías ahí. Luego otra compañera, se emocionó hablando de los sencillo, allí estaba yo, en un cuarto con ella, las dos...ella llorando, yo alejada para poder ponerle la mano, dándoles todas mis palabras y mi cariño. Ayer fue un día diferente, corrían los sentimientos por mi trabajo, bueno yo iba atrapando por ahí lo que había. Sabes que lo del correr en la rueda de la rata también se comentó?. Una rata, ahí en su rueda....girando y ocupada para poder salir de ahí.

PUes no sé, todo eso pasaba a mi alrededor ayer...y se lo estaba contando a una amiga.

¿Qué te parece?

besicos

Nebroa dijo...

barbakana... me sigues dejando sin palabras, muchas veces, cuando vienes. Apunta esta como una más.

Pat... me parece que es genial tenerte en mi vida. Eso me parece