domingo, 27 de noviembre de 2011

Esperar lo esperado y encontrar lo contrario

Que es bonito decía, y se le mezclaba la frase con silencios a destiempo mientras él esperaba cohetes, arco iris y señales abiertas. Ella era así, sin aperturas ni huecos por donde mostrar lo que él no paraba de mostrar. 
Así que de nada servía taparle los ojos y llevarla a lo alto de la ciudad, ni regalarle destinos lejanos, ni vestidos para mirar de cerca, ni lencería ni restaurantes de los caros. 
Él seguía tragándose el silencio ajeno como si su propio cuerpo fuese Hiroshima y donde quería escuchar besos sólo había bombas, y heridas abiertas y guerras que siempre perdía. 

Al final entendió que a veces las actuaciones estelares siguen siéndolo aunque no las aplauda el público a quien se las regalas.

Aunque siguió albergando como certera opción 
volver a cambiar de audiencia



5 comentarios:

AtaqueEscampe dijo...

Esperar lo inesperado o desesperar esperando lo inesperado. Siempre queda la espera-nza

Nebroa dijo...

o desesperar esperando lo 'esperado' es más acertado. Porque aunque creamos que no va a llegar por inusual, la verdad es que nos hemos pasado media vida esperando que sí sucediera.
jajaja me meo yo sola por cómo nos liamos hablando!
Primero hola! Y después la explicación:
Uno le llama 'inesperado' a las cosas chulas que te cagas, esos sueños utópicos que se adueñan de nuestras noches. Sabes que no ocurrirá (inesperado) pero por dentro dentro dentrísimo, lo estás deseando!

Vale, me voy al feisbuk, creo que hoy no sé hablaaaar!

silvo dijo...

Hay que tener mucha seguridad para saber que es una actuación estelat aunque no la aprecien, besos Nebroa!

AtaqueEscampe dijo...

Nebroa, esperar...a veces simplemente es soñar, no conformarse con esperar o desesperar despierta, y completarlo soñando.
Yo siempre espero lo inesperado, por desesperante que parezca, es más interesante, aunque a veces duela.

Nebroa dijo...

silvo... pero sigue siendo posible, sí.
Aunque a decir verdad, de qué serviría el cine, el teatro y lo demás si no se aplaudiese?

Lo sé, es soñar. Adulterar la realidad con magia entre las cejas, por dentro para hacer todo más grande.
Ya, si lo sé...