martes, 22 de noviembre de 2011

El corazón no sabe qué hora es

Justo en medio de la vida descansan mis botas, en el centro de todo lo que ocurrió y lo que no llegó. No hay mañana, tan sólo instantes que alguien llama mediodía del martes. Sólo eso. Cumplir no sé cuántos para adivinar que no sé si vendrá el miércoles y que ni siquiera sé si quiero que llegue. No es lo mismo estar en mitad de un camino que haber perdido de vista el camino y seguir estando en medio. Nada por atrás nada más allá. Olvidar y dejar de esperar. Un buen modo de tragarse los segundos que siguen pasando en un reloj que nada tiene que ver contigo. Se han caído los castillos que nunca llegaron al cielo. No hay raíces ni troncos ni hojitas verdes que se muevan con el aire. Sensación absurda de no tener nada real rodeándote. 
En los huesos se ha quedado el destino y a dieta estricta se someten los recuerdos. 
Una nada. Otra más. Y sin embargo dicen que es donde realmente está todo. 

8 comentarios:

Carol Munt dijo...

En la nada está todo, porque en ella todo puede ser...Sin embargo...¿Cómo accedemos a ella?
:)
Un abrazo.

CMQ dijo...

Venimos de la nada, un día volveremos... de momento, estás en el medio de algún sitio. Qué más da que no sepas de dónde.
Abrazote

Minuet dijo...

Un abrazo desde la NADA, ya ves, la NADA lo llena TODO...

Besos (he estado muy perdida, demasiado)

El silencio y otras palabras dijo...

Lo tuyo es lo más parecido a estar suspendida en el aire, lo que no me parece tan mal plan: es lo más parecido a volar!
LO que no ha llegado a ser nada, no puede desaparecer, y ese hueco no se puede llenar. Si puedes, guarda piedrecitas que te encuentres por el camino... quizás algún día consigas construir un muro.

Gaearon dijo...

El corazón no necesita saber qué hora es. Tiene su propio tiempo.

Besos

BarbaKana dijo...

Esos sáharas tienen su puntito.
Te sintetizas,te simplificas.
Necesitas menos alimento.
Sobran prendas.
Te intoxicas de independencia Y convaleces de por vida.

jok dijo...

En cada instante existe un fluido
De apetencias colectivas
Y quien quiere sembrar, influir, aprojimar
Ha de coger esa onda de fluencia
Onda de fluencia
Que ser renueva y fluye
En cada momento y en cada lugar
Cohesión
Ondas de fluencia
No hay presente
Es fluencia, es tránsito
No hay presente
Tránsito del pasado al futuro
Inversión de lógicas
El centro de gravedad del hombre
No es el suelo
Son los astros, no es el suelo
Cohesión
Ondas de fluencia
Las puertas de la percepción
se limpian si renunciamos
impulsos, sentidos
todo anda influenciado
no hay presente
,,,,,,,,,,,,,tengo alguna sensacion de solida realidad,,,fragmentos de tres segundos que saltan al futuro llamados por el recuerdo.....nada se puede ordenar con el tiempo.

Alicia García Curutchet dijo...

mi todo en tu nada, mi nada en tu todo.. anonadándonos.. Gracias!