lunes, 17 de octubre de 2011

Qué compartes




Soy una fiel defensora del ser humano. Muchas veces, en casa, cuando salen conversaciones acerca de la gente, ese ente indefinido que nadie conoce, suelo defender a los desconocidos (cito aquí mi mítica frase 'me gustan los desconocidos porque no les ha dado tiempo a joderla' que aunque sea mía ni siquiera estoy de acuerdo con ella). Os habéis fijado en la cantidad de veces que criticamos posturas y pensamientos de personas que NO conocemos? La rutina se encarga de hacer el resto. Lo habitual es que nos engañen, que nos mientan, que te jodan, que te traicionen. Lo habitual, dónde? cuándo? De verdad enumeramos equilibradamente las veces en las que nos pasó todo eso frente a las que no nos pasó nada parecido? No sé si me explico, por ejemplo el otro decía mi madre, cuando le dije que estaba haciendo un trabajo con un arquitecto nuevo dice 'ten cuidado que lo mismo luego no te paga'. Hoy mismo hablaba con Leo acerca de lo difícil que le resulta a las personas creerse que les estás dando algo porque sí sin esperar nada a cambio. Puedo citar a los que piensan que cuando soy simpática es que quiero acostarme con ellos. Y también los casos en los que ... No enumero más porque precisamente es lo que quiero evitar en mis días. Que lo malo abunde, que lo cruel prolifere, que lo nocivo se me cuele en la mente sin que ni siquiera me de tiempo a verificar si son ciertos o no los datos. En fin.
Confío en las capacidades del ser humano, confío en las bondades intactas, confío en la fortaleza innata, en la bondad, en la solidaridad. Sé que todos llevamos dentro algo bueno, que quizá con el tiempo se nos esconda. Pero sigo confiando en que es posible exteriorizar todo eso. Lo creo. Y lo creo firmemente. 

5 comentarios:

Lenka dijo...

Sólo te diré una cosa. En pocos días mi abuelo dará una fiesta para celebrar que lleva 63 años junto a la mujer que ama, esa a la que aún mira con ojos brillantes, esa que le sigue pareciendo la más guapa, la más buena, la mejor madre, la mejor esposa, la que mejor cocina, la más lista. Esa a la que no se cansa de amar. Nadie comentará el hecho, por supuesto. Si en lugar de celebrar toda una vida juntos, toda una historia de amor y respeto, mi abuelo le diera un par de hostias... eso sí saldría en la prensa. Así somos. Así es el mundo que hemos construido.

Tienes unos vecinos encantadores y educados que jamás te han molestado en nada. Una noche tienen amigos en casa, hacen un poco de ruido, te pillan de malas y para los restos serán esa panda de hijoputas sin civilizar que no te dejaron dormir. Un día tienes un encontronazo con alguien y toda su estirpe se volverá indeseable para ti. Los negros son malos porque una vez un negro me hizo. Los abogaos son ladrones porque una vez un abogao tal y cual. Las mujeres son unas zorras porque una vez una. Los hombres son unos cabrones porque una vez patatín. O dos, o siete. Pero lo mismo darán los cincuenta mil otros hombres que hayas tratado en mil aspectos diferentes y que jamás te hayan hecho nada malo. Así somos. Alimentando siempre la mala baba.

Acaso cuando conocemos a una persona a la que no le vemos defectos rápidamente no desconfiamos de ella? Es instanténeo. Algo trama. Qué enconderá. No es trigo limpio. Fíate del agua mansa. No es normal. Y nos ponemos a buscarle el fallo como sea. Y acabamos encontrando algo, aunque sea una gilipollez. Algo que justifique nuestra mala idea. No, si ya lo sabía yo... Y si no hay nada, nos lo inventamos, o nos basta con suponer que lo hay igualmente. Y si no, como último recurso, qué decimos de alguien que parece bueno, cabal, honesto, incapaz de joder a nadie? Decimos que es gilipollas. Ya se sabe: de bueno a tonto hay un paso.

Triste, no???
Sigue creyendo firmemente, porque hace mucha falta gente que crea!!

LeO dijo...

´Leí algo sobre el sistema de hacer negocios en Palo Alto , California(USA). Le llamaban win-win, hacer negocios quiere decir , los dos ganamos, por aquí sería un win-lost. También entienden que una de las claves actuales es la que implica compartir- cooperar frente al de preservar-desconfiar. Tal vez por eso allá salgan adelante mientras acá sólo se lamenten y sigan desconfiando.

silvo dijo...

Cuando nadie valora más que lo material, cuando eso (lo material) es tú valo, se nos olvida (no paramos a pensarlo) que lo que realmente vale, lo que realmente importa es gratis, besos Nebroa!

Cerocero dijo...

Por qué será que cuando eres simpatica con un tío se piensa eso?! y yo que pensaba que solo me pasa a mi!
ahra me siento mucho mejor!

BarbaKana dijo...

Yo no pienso en la bondad a secas,en lo honesto,la solidaridad,etc..(que encuentro en mi y en todos mis conocidos) sin el egoismo,la violencia,la envidia ,la crueldad que encuentro en mi y en todos mis conocidos.Si te observas a ti mismo siempre te reconoces en los demas.En lo "bueno" y lo "malo".Siempre entenderas por que alguien hace algo si profundizas de verdad.
Molan estas charlas de cafeteria.Que bien sestá.Un saludo