miércoles, 26 de octubre de 2011

Infinita

La protagonista de una de las canciones de la ducha, dibujarme en las voces que te vuelan de la boca a media tarde, recorrer el sendero que las une a oídos que no conozco. Ser la reina, la anfitriona, el tango, tus pasos firmes y el despliegue de tus alas. Crearme nueva en tus ideas de cada madrugada, solo entre mantas de terciopelo y sábanas de plumas fumándote a oscuras uno de tus sueños. El pelo que se mueve en las fotografías, el perfil de los garabatos al teléfono, la sonrisa pendiente, la dueña de abrazos largos que te calman la respiración. La sombra del principio de los tiempos, la espiga entre la hierba, la cometa que te vuela invisible el corazón de piedra. La que se pone el vestido del escaparate, la imagen en tu frente con lencería negra, la actriz de tus pesadillas con final feliz. El descanso, el sosiego y los arrebatos. La del hueco de tu abrazo, la de debajo de tus sábanas recién despierto, la de las cenas rápidas y los polvos lentos. La cara salvaje de desayunos sin café y mucha piel, la que absorbe y lame. La que se mete debajo de tu pantalón y la que se sube a la montura de tu cuerpo. La palabra que se lee entre las líneas de los miles de poemas que nunca escribirás. 

La esposa sin cadenas
La amante sin anillos
La novia sin título 

Ser en ti
Esa 'ella' de tu boca 

Tu mujer 

8 comentarios:

La reina de la miel dijo...

Cojonudo. Ahora lo mejor: que ESO, todo ESO, en vez de escribírtelo tú, te lo escriba él. Que ya está bien de hacerles SU trabajo, joder.

Maeve dijo...

Prefiero escribírmelo yo para mi.

Maeve dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nebroa dijo...

Reina, no le hago el trabajo a nadie. Es lo que me gustaría en un momento ínfimo y extenso de una enorme tarde llena de planos. Tantos que no me caben entre los ojos, y entonces, de vez en cuando, me pongo a soñar y digo, uy uy cómo molaría.
Y claro, que me lo escriban, pero mientras nadie viene a convertir en realidad esa utopía yo me lo guiso y yo me lo como!

Maeve... Me escribo muchas cosas a mí misma. De hecho no soy una 'ella'. Soy yo, siempre. Y esa yo, a veces, tiene esa perspectiva. O le gustaría tenerla.

Me gusta el amor, no voy a negarlo ahora, sería como decir que tengo dieciocho, me gusto yo, infinitamente más que otra cosa. Pero no soy menos por amar el amor....
No sé por qué necesitaba decir esa última frase. Aquí, así, ahora.

E dijo...

me encanta esta entrada, me encanta como escribes, cada día mas....
Guapa, coño!

BarbaKana dijo...

La virgen.
Que te vas quedando sin respiracion a medida que subes los peldaños de este texto.Puf!!
Admiro la pasion,la capacidad de pasion,mejor dicho,en todas las facetas.De todos modos se que el amor no es cosa de dos;es cosa de uno,o de dos unos.Incluso en cualquier polvo uno se hace el amor a si mismo...colaborando en el placer del otro? si se esta acertado en saber lo que bulle en los ojos del de enfrente....Pero el sentirlo asi,decirlo asi...ser UN CREYENTE.Eso mola.Me saco la boina
PD.Joder,hay imagenes que...joder!!

Nebroa dijo...

E... Hijo mío, a mí me encantas tú y no sabes cómo echo de menos el puto mar que llevas en los ojos
He dicho

Nebroa dijo...

"El amor es cosa de uno, de dos unos"
Esto deberías escribirlo en alguna antología del disparate verdadero. Me encanta.
Puede que creas que el sexo es hacerse el amor a uno mismo colaborando en el placer del otro. Puede que creas lo mismo yo. Puede, incluso, que estemos ante otra de las verdades aplastantes que debería ir en tu libro de antología de disparates correctos que mejoran la vida de los humanos!!
Me encanta que vengas, no sé si lo has notado :)