miércoles, 5 de octubre de 2011

Hay un 'spoiler' en mi lengua

Cuando la boca es un embudo por el que no caben las palabras. Letras como cuerpos en una cámara de gas. Versos amontonados en la cola de un concierto para llegar a primera fila. 
Hablar de los bancos y del amor. Con la misma indignación.
O de los concursos de televisión y de ese sexo que una vez que lo pruebas ya no te sirve ningún otro. 
Hablar de amigos que te hacen regalos y que tus labios se pregunten cómo pueden dibujarse una 'O' que acompañe dignamente al momento.  
Hablar de ti y de mí en la imaginación. Si se juntan dos imaginaciones imaginando las mismas imágenes, qué resultará?
Cuando la boca es un embudo por el que no caben las palabras me gustaría ser de goma. Y de plastilina. Y de arcilla. 

3 comentarios:

CMQ dijo...

Sin palabras...

Nebroa dijo...

Así, así mismo :)

jok dijo...

...por la boca solo espero una enorme verborrea


...L OS LIBROS caían sobre mi máscara (y donde había un rictus de viejo
moribundo), y las palabras me azotaban y un remolino de gente gritaba contra los
libros, así que los eché todos a la hoguera para que le fuego deshiciera las
palabras...
Y salió un humo azul diciendo adiós a los libros y a mi mano que escribe:
“Rumpete libros, ne rumpant anima vestra”: que ardan, pues, los libros en los jardines y
en los albañales y que se quemen mis versos sin salir de mis labios:
el único emperador es el emperador del helado, con su sonrisa tosca, que imita a
la naturaleza y su olor a queso podrid y vinagre. Sus labios no hablan y ante esa mudez
me asombro, caigo estático de rodillas, ante el cadáver de la poesía.