sábado, 15 de octubre de 2011

Deberían hacer coches con duchas, no!?

Nunca durmáis en un Ford Focus!!

Ayer me monté en una escoba a las cinco de la tarde y me fui volando sin pensarlo a Toledo. Tocaban unos y cantaban otros. No era esa la cuestión. Más bien era olvidar las reglas, agitar las alas y soltar los eslabones que siempre suelen atarme a las costumbres. De vez en cuando vuelo para sentirme más viva aun. Ahora el dolor de espalda me grita que los coches no se hicieron para dormir, pero le voy contando que palos con gusto no duelen tanto, la tengo casi convencida. También me duele la boca de reírme y ella no se queja. 

8 comentarios:

Cape Horn dijo...

Sonrío, te leo y sonrío.

La reina de la miel dijo...

Coño, si querías volar y habías ido a Toledo, podías haber probado el aeródromo de Lillo, mano de santo, oiga.

AN... dijo...

Yo tengo un Simca 1000 se lo compre a los inhumanos cuando estaban de gira , la próxima vez me llamas y te llevo ...;)))

AN... dijo...

Yo tengo un Simca 1000 se lo compre a los inhumanos cuando estaban de gira , la próxima vez me llamas y te llevo ...;)))

Nebroa dijo...

Cape... yo te echo de menos. También.

Reina! Ya sabrás tú que también se puede volar sin moverte del sillón. Pues eso. Toledo no es más que imaginación! ;)

An... Cuánto tiempo hace que no utilizas el coche para algo que no sea conducir!?

AN... dijo...

Jo tienes razón ... Me pase al lado oscuro , maldito y sucio capitalismo ...
Madre mía si mi primer coche hablase ... El coche fantástico seria una puta mierda ... Snif snif ... Ves ya me ha entrado la llorona ...

ana dijo...

Me ha gustado encontrarme con tu orilla de nuevo en este regreso aún no resuelto.

¿Cuando regresamos, seguimos habitando la esencia de ese yo que se ha ido?...

Días de silencio, de lectura, de permanecer a rachas en tu orilla...

:)

Nebroa dijo...

AN!! Nunca es tarde si tienes cocheeee! jajaj


Ana!! Joder, qué bien sienta verte! El otro día fui a tu casa, extrañada porque no estuvieras danzando palabras. Me alegra saber que respiras en calma. Cuando regresamos nunca sabemos qué vamos a encontrarnos, la esencia nunca se pierde. Pero puede que encuentres otras tantas con las que bailes mejor. Yo nunca me he ido más de tres días de aquí, y sin embargo, en mis vueltas, aunque sólo pasen cuarenta minutos, nunca fui la que era. Excepto de vez en cuando. Nunca terminas de perder 'eso'...