miércoles, 7 de septiembre de 2011

Una de hfhfdkasjhdxsajkdh, más o menos

Ñiñiñi... sí, yo también me odio a veces, es más, me odio tanto que si no fuera porque me hago daño empezaría a darme hostias a diestro y siniestro. Luego odio a los demás, la raza humana en general, y al instante me odio de nuevo, y luego a él y luego al otro. Que sí, que sí, que se pasa, que luego se me pasa, mañana mismo, una oleada de amor infalible me pondrá las pilas en los cuernos. Pero ahora mismo, si me tuviera delante, me destrozaba. Pero es que no estoy delante, me tengo dentro, y no hay guantes de boxeo que puedan con eso. Leía hoy: No hay espada corta con un paso adelante, y yo venga a andar hacia delante, y cuanto más ando, más me cuelgo, más peso, más me lamento. No son los demás, no soy yo, somos todos a la vez. Me enfado conmigo cuando quiero que pasen cosas y no pasan. Me enfado por querer, así como si fuese posible no hacerlo. Me enfado cuando no espero, porque es mentiraaaa! Siempre espero. Y luego me miento y digo oh! ya verás, ya no esperaré nada más. 
Hostias, puede alguien decirme por qué me siguen saliendo cosas con rima? Su puta madre la rima. Y escribir. Y esperar. 
Y morirse por un jodido beso. 
Y por no tener nada en el bolsillo.
Y por no haber aprendido a volar. 
Y por no tener el estómago como para beber cerveza.
Y por no olvidar. 
Y por no saber soñar como sueñan los que saben soñar. 
Joder. Eso, eso va a ser, no joder. 

3 comentarios:

Bubo dijo...

Lo de no joder... puede ser un problema. A ver si lo vas solucionando.

AN... dijo...

Jajaja bien bubo ... Llevo años diciendoselo pero no hace caso ...Es que no escucha ...

Nebroa dijo...

jajaj estoy con vosotros!!