viernes, 9 de septiembre de 2011

El resto

Y qué más da ahora que otros labios taladren mi pelo, que quieran los piropos de otras bocas venirse a vivir conmigo, que pueda despertar entre otros cuerpos ásperos o dolientes. Qué más da que todos muerdan este pecho, que otros hablen y digan, y cuenten y mientan. Qué importa que me adornen las mejillas otras bocas, que quieran contagiarme de amor otros dedos, que haya cielos esperando que a estas piernas le salgan alas para bordear árboles, y fuentes, y farolas y almendros. Qué más da ya el destino que se aparece al otro lado, debajo de este puente, qué más da que otros laberintos sean mesetas, que otras curvas se pongan rectas, que  otros nudos desaparezcan. 

Yo lo que quiero es dormir en tus ojos

2 comentarios:

Nada más importa dijo...

Sí, otra vez me provocas lo mismo.
Esa forma de decir, de hablar, de gritar lo que tu corazón siente.
Esas comas, y luego esos "y" que tan perfectamente unen cada uno de tus pensamientos es algo que me encanta.

Todo eso hace que no pueda dejar de leerte.

Nebroa dijo...

Mmm... se dice gracias? Je!
Guapa!