domingo, 25 de septiembre de 2011

Después no es un ahora

Y luego el amor y después el sexo, y más tarde despertarte el pelo de la cara y desperezarme el ombligo en tus pestañas. Y después los abrazos, y mañana el destino, y desayunarnos y merendarnos y algún que otro manjar enmedio. Y tú enterito en mi boca y yo, yo completamente desnuda con toda la ropa puesta. Y las calabazas para la ensalada y el mundo en el cesto de la ropa blanca. Y luego más y mejor, y después un nosotros completo para cenar a las tres, y por la noche doblados, y de madrugada multiplicándole a las horas el tiempo. Y adornar el árbol de navidad en ciudades donde nunca sea navidad y donde no haya que talar los árboles para calentarnos los pies. Y el invierno y todo el otoño bajo la manta de tu espalda, y el verano y media primavera conduciendo. Abrigarnos, cobijarnos, refugiarnos justo en el corazoón del corazón de mi pecho, justo en el centro de todos tus otros centros. Follar despiertos con los ojos cerrados. Amarnos dormidos con los ojos bien abiertos. O al revés, qué más nos dará eso. 
Luego, después, más tarde.

Siempre es después. 
Y a esta boca se le están secando las palabras.
A mí todo lo demás.

2 comentarios:

Nada más importa dijo...

"completamente desnuda con toda la ropa puesta"

que perfecta frase...

Siempre es después, es un poco lo que yo pienso, razón por la cual nunca entien do la definición de "ahora".

Muy lindo texto. El estilo que adoro, más los sentimientos que amo sentir cada vez que te leo.

Que tengas una linda noche!

Legio Optima dijo...

El pasado lo cambio, azucaro y rememoro y sólo existe en mi mente. El futuro lo planeo, lo preveo y deseo y sólo existe en mi mente. Vivo en el presente que pasa rápidamente