jueves, 22 de septiembre de 2011

Derrochando

Hace tiempo que no escucho un te quiero...
Pero eso no es lo malo.
Lo malo es que nunca jamás he pronunciado un me quiero. Ya me vale.

Pd. No, no soy yo la que habla, tengo te quieros y me quieros para regalar. Y tú?

Dicen: "El amor es la única ganancia que crece cuanto más gastas"
Qué tal llevas lo de derrochar como si fuera una boda?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Llevo siguiéndote mucho tiempo y nunca te he escrito.
Siento un inexplicable cariño hacia ti por la complicidad al leerte y creo que es lo más parecido a un "te quiero" que puedo ofrecerte.
Esta entrada me ha matado, no se puede vivir sin esa frase.
Se feliz.
Anónima.

Maeve dijo...

Uhmmm...no estoy de acuerdo con esa frase.
Vamos, de hecho me parece una gran mierda pinchada en un palo, me perdone.

El amor es la única mercancía que más crece cuanto más COMPARTES.
Parece lo mismo, ¿eh? pues no. Porque el amor se gasta, se agota, se muere y te deja hecho una puta mierda y una braga. Por andar gastándolo, por andar regalándolo pro ahí, como los cromos, a cualquiera. Luego vas a ver el saldo y es 0.

Pero si lo compartes ( y no me digas que, en el fondo, no sabemos todos de manera inconsciente con quien será un gasto y con quien será un fifty fifty), ah, si lo compartes, crece. Sí, justo como estás imaginando, como una polla también.

Y con esto acaba mi aportación a la filosofía del siglo XXI. Gracias.