lunes, 19 de septiembre de 2011

Antes de otro ahora peor

Y ahora, condenados al mal uso de la confianza, del tiempo, de aquello que nos trajo hasta aquí, ahora, cuando nos reprochamos lo que nunca vimos, cuando te critico las ojeras porque no nacen después de dormir conmigo, cuando no entiendes a mi boca pidiéndote besos. 
Ahora que un beso es un tren de cercanías al cielo, ahora que un beso para ti es lo que toca, ahora sin entendernos, ahora sin darnos el margen abierto de un desierto para movernos por la vida como perros 
en celo, libres y solos. 
Ahora repaso, mido y me relamo las ganas de que estés conmigo. 
Ahora tú mirándome como esa sombra que persigue tus minutos que siempre son para otra cosa. 
Ahora, justo antes de estropearnos los recuerdos para mañana. 
Deberíamos situarnos en la primera estación de paso y dividirnos. 
Tú a un lado y yo a otro. 
Para no ensuciarte del eco que dejan mis deseos repitiéndose en tus oídos, 
para no enredarme los pies en todas esas telarañas que te atan a tus viejos (y tan duraderos) días.

5 comentarios:

Nada más importa dijo...

Me recordaste a mis momentos de desvaríos, donde escribo lo que me viene a la mente, aúnque se, que solo finjo que son locuras descolgadas.
Porque en realidad cada palabra describe todo lo que siento.

Un beso grande!
Lindo lunes!

La reina de la miel dijo...

Pero, ¿ya estamos otra vez??

Nebroa dijo...

Nada, aquí las palabras se vierten tal y como vienen. Vienen y salen. No tienen por qué ser las que siempre hay. Es coger algunas, darles traducción y espachurrarlas contra el teclado. No son falsas pero tampoco son verdaderas todo el tiempo. Ya sabes :)

jajaja Reina... Iba a ponerme a explicarte cosas, pero ya me las explico a mí misma. Iba a seguir riéndome y eso sí que lo seguiré haciendo.

Zara dijo...

japuta.

Nebroa dijo...

Lo sé