domingo, 21 de agosto de 2011

Vida-muerte-vida-muerte-vida-muert...

Me he muerto varias veces en lo que va de año, este año y el de más allá. A todas las muertes les siguió un parto, calmado, atropellado, accidentado, a trompicones o uno de esos irremediables, que aunque no quieras, vas y naces cualquier instante. Ayer volví a morirme de frío. Luego me quemaba tanto eso que a veces llamo amor que volví a morirme calcinada. No había nadie en el entierro, nunca hay nadie detrás de mi tumba, aunque haya un séquito de voces al teléfono, o de abrazos virtuales o de besos en la frente de los que te imaginas que te daba tu madre cuando tenías fiebre a los cuatro años. Esta mañana aun no he muerto de golpe. Está siendo una agónica sensación de vacío. Por fuera todo está lleno de sol, parecen cuatro dando luz, parecen multiplicados, y hay aire saliendo de un ventilador al que llamo centro del huracán. Hay música incluso. Y mucha café y muchos cigarros. Y por dentro muerte y roturas, fisuras y grietas como en todas esas casas que ando midiendo esta semana. Veo una pared a la que la humedad le ha corrompido la normalidad. Veo mi corazón, al que las penas le han jodido el estado rutinario, aquello para lo que fue hecho. No sé, hay miles de muertes en cada instante dentro de mis cajones, de mis baúles, de mis arcas de madera antiguas. Y qué? Y nada, después siempre hay un parto.

2 comentarios:

La reina de la miel dijo...

¿Y siempre es así? ¿No naces nunca para crecer y madurar y aprender y estar?

Nebroa dijo...

He crecido, he madurado, he aprendido y estoy. Sin ninguna duda.
Eso no tiene nada que ver para entender y comprender que sigue habiendo muertes previas a otro crecimiento, a otra maduración, a otro aprendizaje. No dejas de morir porque hayas aprendido. La vida sigue. No llegas a un lugar en el que oh! ya está todo hecho! aprendido! comprendido! La vida sigue, consistiendo en lo mismo. Aunque las formas sean diferentes. Quizá mis muertes de antes eran suicidios. Luego fueron desgarradoras. Puede haber muertes livianas, más efímeras, menos densas. Pero hay muertes, constantes....